• Una pancarta del Líder iraní, el ayatolá Seyed Ali Jamenei (dcha.), y el máximo clérigo iraquí, el ayatolá Sistani, en Nayaf, 12 de octubre de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: sábado, 18 de enero de 2020 17:07

El intercambio de misivas entre el Líder de Irán y el máximo clérigo iraquí, el ayatolá Seyed Ali Sistani, muestra que estos dos líderes están aún más cerca que antes.

Los medios iraquíes han hecho hoy amplio eco del mensaje que el Líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, envió el viernes al prominente clérigo chií iraquí, deseándole salud, tras ser sometido a una intervención quirúrgica. 

Dichos medios han interpretado el intercambio de dos cartas en menos de dos semanas como una señal del “acercamiento en aumento de estos dos líderes espirituales del mundo islámico”.

El diario Al-Sabah, el más prolífico de Irak, ha publicado el mensaje del ayatolá Jamenei, destacándolo sobre los mensajes de todos los líderes y las autoridades regionales e internacionales.

 

Las cadenas de televisión también han resaltado la carta del Líder de Irán y han emitido fotos de los dos grandes ayatolás. En los medios sociales se ha hecho viral una imagen del ayatolá Sistani con un texto en árabe del mensaje, publicada en el sitio web del ayatolá Jamenei.

El 5 de enero, la máxima autoridad religiosa chií en Irak envió un mensaje al Líder de Irán para expresarle su más sentido pésame por el asesinato del comandante de la Fuerza Quds, del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, el teniente general Qasem Soleimani, en Irak el 3 de enero por orden directa del presidente de EE.UU., Donald Trump.

En su nota destacó el papel ejemplar que el notable estratega militar iraní desempeñó durante muchos años en la lucha contra el grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) en Irak y Siria y “los enormes desvelos que padeció”.

El atentado terrorista provocó también la muerte del subcomandante de las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe), Abu Mahdi al-Muhandis, entre otros militares. 

El Líder persa, que en diferentes ocasiones ha descrito a Irán e Irak como dos naciones inseparables y ligadas por creencias comunes religiosas, insiste en que la mezcla de la sangre pura de estos dos mártires fortalecerá sin duda alguna la unidad de las dos naciones, lo que no interesa para nada a ciertos países regionales y occidentales.

msm/nii/

Comentarios