• El asesor del Líder de la Revolución Islámica de Irán para Asuntos Internacionales, Ali Akbar Velayati.
Publicada: sábado, 14 de diciembre de 2019 22:39

Irán alerta que EE.UU. desarrolla en Irak un plan injerencista para generar caos, el cual es idéntico al que avanza en Bolivia, Venezuela, Siria y otros países.

“Desde Bolivia y Venezuela, hasta Siria, El Líbano, Yemen, Irak, Corea del Norte y el este de Asia, Estados Unidos aplica el mismo plan” para generar caos, ha advertido este sábado el asesor del Líder de la Revolución Islámica para Asuntos Internacionales, Ali Akbar Velayati.

LEER MÁS: Golpe de Estado contra Bolivia, la agenda de muerte de Washington

LEER MÁS: Irán censura injerencia de EEUU, Israel y Riad en Irak y El Líbano

En declaraciones ofrecidas en la 188.ª cumbre del Consejo Superior de la Asamblea Mundial de Ahlul Bayt (P), celebrada en la ciudad de Mashad (noroeste de Irán), Velayati ha asegurado que los recientes disturbios que registra Irak devienen del nuevo complot al que optó Washington, cuando “cambió sus planes”, al ver fracasado su proyecto en el que utilizada al grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe).

El alto funcionario persa, del mismo modo, ha condenado el apoyo de Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos (EAU) al vandalismo que impulsa EE.UU. en Irak, mediante “el ofrecimiento de dinero a la gente en la calle” para incitar disturbios.

 

Pese a ello, Velayati ha expresado su esperanza de que, “la situación de Irak siga mejorando y los planes de EE.UU. sean frustrados, bajo la dirigencia de las autoridades religiosas (…)”. De hecho, el máximo clérigo chií de Irak, el gran ayatolá Seyed Ali Sistani, ha alertado de la intención de los enemigos para volver al tiempo de la dictadura y ha urgido al fin de la violencia y el “derramamiento de sangre”.

Desde los primeros días de octubre, las calles de Irak se han convertido en escenarios de hechos violentos, protagonizados por ciertos individuos que se hacen pasar por participantes de las manifestantes contra la corrupción, el paro y los ineficaces servicios básicos.

Tanto los responsables iraquíes, como varios analistas y figuras internacionales, advierten del papel de EE.UU., Arabia Saudí y el régimen de Israel en la provocación de disturbios y la generación de caos en el país árabe, rico en petróleo.

La República Islámica, por su parte, denuncia que EE.UU. y sus socios regionales están instigando las protestas y desviando las demandas populares en Irak, y alerta que esta injerencia puede perjudicar seriamente al país vecino. De hecho, Irán considera a Washington el principal factor desestabilizador de Oriente Medio.

El presidente persa, Hasan Rohani, aseguró el pasado miércoles que Irán, Irak, Siria, El Líbano, Afganistán, Paquistán y Yemen frustrarán los complots de Estados Unidos con el apoyo de sus pueblos.

tqi/ncl/rba