• Un hombre arrodillado antes de ser decapitado en Arabia Saudí.
Publicada: viernes, 26 de abril de 2019 7:28

Un destacado político iraní fustiga las masivas ejecuciones de disidentes, la mayoría activistas chiíes, por el régimen de Arabia Saudí.

“La decapitación de 37 ciudadanos por el régimen saudí demostró la gravedad de la crisis de ilegitimidad de los Al Saud”, tuiteó el jueves el director general para Asuntos Internacionales del Parlamento iraní, Hosein Amir Abdolahian.

El destacado político iraní publicó el mensaje en repudio a la masiva ejecución de disidentes saudíes por Riad, por supuestas acusaciones de “terrorismo”, a pesar de las graves dudas planteadas sobre esos casos por numerosos relatores especiales de las Naciones Unidas, el Comité para los Derechos del Niño y otras instituciones.

Esas temerarias ejecuciones han provocado una ola de condenas y rechazos desde diferentes gobiernos y organizaciones internacionales y pro derechos humanos, como la Amnistía Internacional (AI), que denunció el uso de la pena de muerte para aplastar a activistas opositores por el reino saudí.

Hoy en día diferentes crisis azotan al régimen saudí, que es un “sirviente de los sionistas”, señaló Amir Abdolahian, evocando las graves crisis internas de las que sufre Riad, así como su estancada ofensiva contra Yemen, y la crisis en Baréin.

“[El presidente de EE.UU., Donald] Trump y [el premier israelí, Benjamín] Netanyahu, han encaminado a Arabia Saudí y a los Emiratos Árabes Unidos (EAU) hacia el colapso”, indicó el exviceministro de Exteriores para Asuntos Árabes y Africanos.

La decapitación de 37 ciudadanos por el régimen saudí demostró la gravedad de la crisis de ilegitimidad de los Al Saud”, tuiteó el director general para Asuntos Internacionales del Parlamento iraní, Hosein Amir Abdolahian.

 

Arabia Saudí es uno de los países que lideran los registros de pena de muerte en el mundo, y ha multiplicado sus ejecuciones desde que Muhamad Bin Salman fue nombrado príncipe heredero en 2017, debido a la inmunidad que gozan los Al Saud, por el apoyo de la Administración estadounidense.

A pesar de la inquietud internacional por los crímenes de lesa humanidad perpetrados a diario por los Al Saud y sus aliados tanto en su propio país como en Yemen, Trump ha manifestado en varias ocasiones que seguirá la relación estratégica con la monarquía saudí y su príncipe heredero, que es responsable de muchos otros actos criminales, como el asesinato del periodista disidente Jamal Khashoggi, y del secuestro del premier libanés, Saad Hariri, en 2017.

mnz/ktg/msm/hnb

Comentarios