• El portavoz de la Cancillería de Irán, Bahram Qasemi, 2 de octubre de 2018. (Fuente: AFP).
Publicada: sábado, 12 de enero de 2019 0:38
Actualizada: sábado, 12 de enero de 2019 3:09

La República Islámica de Irán defiende la legalidad de su “programa de misiles” por considerarlo como “un derecho inalienable” del pueblo persa.

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán, Bahram Qasemi, ha respondido, de este modo, a las declaraciones de su homóloga francesa, Agnes von der Muhll, quien este viernes ha pedido a la República Islámica “detener de inmediato” todas las actividades relacionadas con los misiles balísticos que puedan portar armas nucleares.

Von del Muhll ha dicho que 9 programas de misiles iraníes se establecieron con fines no tradicionales y en contra de la resolución 2231 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU).

A este respecto, el funcionario persa ha pedido al Gobierno galo abstenerse de repetir las “afirmaciones irresponsables e incorrectas” sobre el programa de misiles de Teherán que hicieron los países que estaban en contra del acuerdo nuclear, conocido oficialmente como Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC, o JCPOA, por sus siglas en inglés), alcanzado en 2015 entre Irán y el entonces Grupo 5+1 (EE.UU., el Reino Unido, Rusia, Francia y China, más Alemania).

“Creemos firmemente que los esfuerzos para inducir e imponer una interpretación incorrecta de la resolución 2231 sobre el programa de misiles de Irán es irresponsable”, ha manifestado Qasemi.

Creemos firmemente que los esfuerzos para inducir e imponer una interpretación incorrecta de la resolución 2231 sobre el programa de misiles de Irán es irresponsable”, ha manifestado el portavoz de la Cancillería iraní, Bahram Qasemi.

 

El vocero de la Cancillería iraní ha recalcado que en ninguna parte de esta resolución se ha prohibido a Irán desarrollar el programa de defensa de misiles convencional y las aplicaciones científicas con fines pacíficos.

En mayo de 2018, Estados Unidos renunció de forma unilateralmente al acuerdo suscrito entre Irán y el Sexteto, una decisión alentada por el presidente estadounidense, Donald Trump, y que viola las resoluciones del CSNU. Además, insta a los otros firmantes de dicho acuerdo a incumplir las obligaciones pactadas en el mismo.

Washington con su retórica belicosa busca, de hecho, frenar los considerables avances que ha alcanzado Teherán en el sector de la defensa, pese a las sanciones impuestas en su contra.

No obstante, Irán asegura que el desarrollo de su capacidad militar es su línea roja y se fundamenta en una doctrina defensiva y no representa amenaza alguna para terceros países, en particular para sus vecinos.

lvs/ctl/ahn/mkh

Comentarios