• El emir de Catar, el sheij Tamim bin Hamad Al Thani (dcha.), se reúne con el canciller iraní, Mohamad Yavad Zarif, en Doha, 3 de octubre de 2017.
Publicada: martes, 28 de noviembre de 2017 18:29
Actualizada: martes, 28 de noviembre de 2017 19:34

Irán vuelve a burlarse de los saudíes y de la llamada ‘OTAN árabe’ a través de su diplomacia y su estrecha alianza con Turquía, Catar y Rusia, según Asia Times.

En un artículo publicado este martes en Asia Times, página web con sede en Hong Kong, el autor aborda los dos últimos acontecimientos más destacados ocurridos en días recientes en Oriente Medio. El primero tuvo lugar el domingo en Teherán, cuando Irán, Turquía y Catar suscribieron un pacto comercial, y el otro, en Riad, cuando la monarquía saudí celebró la reunión de la denominada 'coalición militar antiterrorista', formada por los aliados regionales del reino árabe.

Aunque el segundo evento tuvo mucho más eco internacional porque se trataba de una supuesta alianza similar a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), el artículo precisa por qué el primer suceso merece mucha más atención.

“La nueva alianza militar ha sido apresuradamente llamada la ‘OTAN árabe’, pero no es ni árabe ni una alianza. Su armazón de acero es proporcionado por Paquistán, pero los paquistaníes no son árabes”, conforme a Asia Times, que se burla, además, del objetivo de la alianza —combatir el terrorismo—, mientras considera a Arabia Saudí la cuna del terrorismo. “El suelo saudí es fértil para los radicales”, de acuerdo con el texto.

Según Asia Times, la ‘OTAN árabe’ es un fracaso, ya que sus integrantes son, en su mayoría, países amigos de Irán. “La mayoría de los países de la Alianza, procedentes de tierras lejanas del Magreb, África o Asia Central, mantienen relaciones de amistad con Irán. (incluso Paquistán parece ansioso por abrir una nueva página en sus lazos con Irán)”.

La nueva alianza militar ha sido apresuradamente llamada la ‘OTAN árabe’, pero no es ni árabe ni una alianza. Su armazón de acero es proporcionado por Paquistán, pero los paquistaníes no son árabes”, según analiza un artículo de Asia Times.

 

El texto asegura que la ‘OTAN árabe’ “da una falsa sensación de seguridad”, muy al contrario de lo que ocurre con la alianza Irán-Turquía-Catar. “Por el contrario, el acuerdo Irán-Turquía-Catar alcanzado en Teherán fue un evento discreto, y se garantiza que su contenido promoverá seguridad regional e internacional”. El referido pacto facilita el tránsito de mercancías entre los tres países.

El artículo dice que el acuerdo tripartito “agiliza la logística del flujo comercial a Catar, que ya no puede acceder a la ruta terrestre a través de Arabia Saudí, y desafía el liderazgo regional de este”.

Asimismo, la cercanía de Teherán y Doha “socava la cohesión del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG-integrado por países árabes ribereños del Golfo Pérsico), pues Irán también tiene lazos cordiales con Omán y Kuwait”, conforme al documento. Además, el parentesco de Irán con Catar y Turquía, dos países musulmanes suníes, “desacredita la campaña de Riad para dar color sectario a su disputa con Teherán”.

“Irán tiene un historial de burlarse de los saudíes a través de su capacidad intelectual, proyectada mediante la diplomacia, y eso parece estar repitiéndose. Fundamentalmente, sin embargo, la alianza Turquía-Irán-Catar restablece el equilibrio de fuerzas en el Oriente Medio musulmán al desafiar abiertamente el papel de liderazgo de Arabia Saudí”, concluye el artículo.

ftm/anz/tas/rba

Comentarios