• El representante permanente de Irán ante la ONU, Qolamali Joshru
Publicada: viernes, 24 de abril de 2015 11:31

El representante permanente de Irán ante las Naciones Unidas, Qolamali Joshru, afirmó el jueves que ni la ideología takfirí, ni el terrorismo internacional menos aún los medios de comunicación islamófobos presentan al verdadero Islam.

En un discurso ofrecido ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU), el diplomático iraní advirtió de que distintos centros en el mundo gastan miles de millones de dólares para hacer propagandas negativas en nombre del Islam.

En este sentido, alertó de la inclinación de jóvenes hacia la red mundial del extremismo y terrorismo para luego señalar que detrás de este fenómeno se esconde la propagación de supersticiones y actos violentos.

Apuntó que hoy en día los jóvenes mantienen una dualidad en cuanto a la relación que existe entre el Islam y el Occidente.

“Por un lado testifican el crecimiento del extremismo y el terrorismo en capitales europeas y aldeas de países islámicos, y por otro, ven la promoción de la islamofobia”, explicó el funcionario persa.

En este contexto, cuestionó que “¿cuál es el lugar que ocupan los jóvenes? ¿Son autores o víctimas? (…) ¿Qué papel desempeñan al respecto?”.

A continuación, mencionó la carta del Líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, a los jóvenes europeos y americanos y rememoró que esa nota solicita a los jóvenes “no permitir que las imágenes injuriosas y ofensivas creen un abismo emocional entre ellos y la realidad” y ser “conscientes de que los medios de comunicación les asedian dentro de fronteras anómalas y mentales”.

El Líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei.

 

Tras preguntar cuáles serían esas “fronteras anómalas y mentales”, Joshru apuntó que esos límites los establecen dos ideologías destructivas: una, basada en la ignorancia y el desconocimiento y, la otra, en la violencia, la excomunión (takfir) y la intimidación.

El diplomático iraní aseguró que los centros financieros, políticos y culturales de las ideologías extremistas y takfiríes son los principales aliados de los gobiernos occidentales, los cuales tratan de mostrar que el Islam es el mayor peligro para el mundo.

Asimismo, lamentó el gasto de miles de millones de dólares para concretar este objetivo y señaló que “ellos eligen sus víctimas entre los jóvenes”.

Los jóvenes que caen en los engaños de esas propagandas se unen a la red mundial de terrorismo y extremismo, con mayor presencia en Oriente Medio y África, agregó.

Miembros del grupo terrorista takfirí EIIL (Daesh en árabe).

 

“Ni la ideología takfirí, ni los terroristas internacionales, ni los medios de comunicación que intimidan a los pueblos son representantes del verdadero Islam (…) sino solo causan la islamofobia y la matanza de musulmanes”, recalcó.

Al final de sus afirmaciones, haciendo referencia a otra parte de la carta del Líder, anotó que los jóvenes deben conservar la lógica y entender la naturaleza y la esencia del “porqué ellos los están atemorizando respecto al tema y quieren mantenerlos alejados”.

Gracias a esos jóvenes, continuó, el futuro de las relaciones Islam-Occidente estará basado en la interacción constructiva, el respeto mutuo, y la justicia, y no en amenazas, sanciones e intervenciones militares.

Esta es la “demanda de la República Islámica de Irán para establecer una cooperación mundial en la lucha contra el extremismo y terrorismo”, concluyó en su discurso en la sesión del CSNU titulada “El papel de la juventud está en el centro de la paz y la seguridad internacionales”

tas/ncl/mrk