• YouTube desactiva cuenta del canal iraní Al-Alam.
Publicada: martes, 2 de febrero de 2016 7:46
Actualizada: martes, 2 de febrero de 2016 8:59

La página Web de compartir vídeos ‘YouTube’, en una clara violación de la libre circulación de información cerró el canal de televisión iraní en lengua árabe Al-Alam, debido a las presiones de Riad.

YouTube anunció que la decisión para desactivar la cuenta de Al-Alam se tomó tras una denuncia que recibió por parte del Servicio de Difusión planificado del Reino de Arabia Saudí (BSKSA, por sus siglas en inglés), contra la cadena iraní, informó el lunes la página Web de Al-Alam.

YouTube anunció que la decisión para desactivar la cuenta de Al-Alam se tomó tras una denuncia que recibió por parte del Servicio de Difusión planificado del Reino de Arabia Saudí (BSKSA, por sus siglas en inglés), contra la cadena iraní, informó la página Web de Al-Alam.

La medida de YouTube que se llevó a cabo sin incluso una advertencia o aviso previo a los directores de Al-Alam, contradice las normas y protocolos burocráticos y técnicos.

Al-Alam, una de las principales fuentes de información alternativas en la región, que ha tenido mucho éxito sobre todo en los últimos años por transmitir las realidades de la zona, incluido las verdades sobre la agresión saudí contra Yemen, ha sido blanco de presiones y ataques por parte de la monarquía saudí.

Documentos filtrados por Wikileaks revelaron en junio de 2015 que el fallecido rey saudí Abdolá bin Abdulaziz Al Saud ordenó (en enero de 2010) al Ministerio saudí de Comunicaciones y Tecnología Informática que impidiera la transmisión de la cadena iraní Al-Alam.

La interrupción de la emisión del canal iraní, como dijo el documento revelado por Wikileaks, era impedir la difusión de datos que pudieran dañar la imagen del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG-integrado por países árabes ribereños al Golfo Pérsico), y su influencia negativa en las relaciones de estos países con otros países del mundo.

Las presiones de las autoridades saudíes sobre el proveedor de satélite Arabsat, con sede en Riad, la capital saudí, y la compañía egipcia de satélites Nilesat, habían resultado fructíferas anteriormente, y habían podido sacar del aire al canal iraní Al-Alam.

El reino saudí, blanco de fuertes críticas a nivel internacional por la represión que ejerce contra la libertad de expresión, también ha filtrado las cuentas de Al-Alam en las redes sociales.

Al-Alam no es el único medio de comunicación en la región del Oriente Medio que sufre repetidos ataques por transmitir los crímenes que ha cometido la coalición liderada por Riad en más de 10 meses de embestidas contra el empobrecido país de Yemen.

El pasado jueves Nilesat suspendió la transmisión de programas de la cadena yemení Al-Masirah, algo que había hecho anteriormente con el canal Lualuatve, perteneciente a la oposición bareiní.

El movimiento popular yemení Ansarolá dijo el pasado viernes que el cese de la difusión vía satélite del canal Al-Masirah refleja el gran miedo que sienten los “enemigos de Yemen” por la divulgación de los crímenes que cometen Riad y sus aliados en el territorio yemení.

El 26 de marzo de 2015, Arabia Saudí comenzó una ofensiva contra Yemen sin el aval de las Naciones Unidas, pero con luz verde de EE.UU., en un intento por restaurar en el poder al fugitivo expresidente Abdu Rabu Mansur Hadi, un fiel aliado de Riad.

La Coalición Civil para Monitorear los Crímenes de la Agresión Saudí a Yemen ha informado de que los bombardeos saudíes se han cobrado hasta el momento la vida de 8278 yemeníes, incluidos 2236 niños y 1752 mujeres, y unos 16.015 han resultado heridos.

ftm/rha/nal

Comentarios