• Iraníes se manifiestan frente a la embajada de Nigeria en Teherán, capital de Irán, 15 de diciembre de 2015.
Publicada: martes, 15 de diciembre de 2015 14:28
Actualizada: miércoles, 16 de diciembre de 2015 6:17

Los iraníes se han manifestado este martes, frente a la embajada de Nigeria en Teherán, capital de Irán, en rechazo de la matanza de chiíes nigerianos.

Los participantes, de todos los sectores de la sociedad incluido el universitario, han portado pancartas en las que se ha podido ver imágenes de dicha tragedia.

Mostrando otras fotos de la matanza de musulmanes en la tragedia en Mina —ciudad saudí cerca de La Meca—, Palestina, Yemen, Azerbaiyán y Myanmar (Birmania), han pedido que “se levanten los gobiernos”.

Entre otras consignas que se oían durante esta concentración, que ha contado con la presencia de las fuerzas de seguridad iraníes, figuraban: “Abajo con los asesinos del mundo” y “Musulmanes, entren en acción”.

Soldados nigerianos irrumpieron el pasado domingo en la residencia de Ibrahim al-Zakzaky, un prominente clérigo chií, en la ciudad norteña de Zaria, mataron a varios de sus seguidores, entre ellos su hijo y su esposa, y a él lo detuvieron.

Un día antes, fuerzas militares nigerianas acabaron con la vida de varios musulmanes chiíes en Zaria, cuando participaban en el funeral de una serie de personas que habían muerto en un ataque del grupo terrorista Boko Haram en la aldea de Kamuya, en el estado de Borno (noreste).

Concentración en Teherán contra la matanza de los chiíes en Nigeria se celebra con la presencia de fuerzas de seguridad iraníes frente a la embajada nigeriana, 15 de diciembre de 2015.

 

Sobre la cifra de los muertos en estos incidentes hay divergencias; mientras algunos medios locales hablan de decenas de muertos, varios testigos aseguran que existen cientos de cadáveres en manos del Ejército de Nigeria.

Varios jurisconsultos religiosos iraníes, entre ellos el ayatolá Lotfolá Safi Golpayegani, el ayatolá Husein Nuri Hamedani y el ayatolá Mohamad Ali Alavi Gorgani, además de condenar la matanza de los musulmanes chiíes en el país africano, han reprochado el silencio de la comunidad internacional a este respecto.

Por otra parte, la Asamblea Consultiva Islámica de Irán (Mayles) ha emitido este martes un comunicado, firmado por 214 parlamentarios iraníes, en el que se condenan los crímenes cometidos por el Ejército nigeriano y se exige la inmediata puesta en libertad de Ibrahim al-Zakzaky.

Víctimas de los ataques contra musulmanes chiíes en el norte de Nigeria, 13 de diciembre de 2015.

 

Durante una conversación telefónica mantenida el lunes con su homólogo nigeriano, Geoffrey Onyeama, el ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Mohamad Yavad Zarif, solicitó al Gobierno de Abuya que adopte medidas rápidas y serias para proteger a los musulmanes y acabar con la violencia de la que son objeto.

Cabe señalar que los iraníes no son los únicos que han reaccionado ante el asesinato de chiíes en Zaria; clérigos libaneses e iraquíes también la han denunciado y los nigerianos residentes en Londres (capital del Reino Unido) se han congregado a la entrada de la embajada de Nigeria en la citada ciudad capitalina para mostrar su indignación a este respecto.

zss/anz/hnb

Comentarios