• La embajadora de EE.UU., Lisa Kenna, reunida con el ministro de Energía y Minas de Perú, Óscar Vera Gargurevich, 18 de enero de 2023.
Publicada: sábado, 21 de enero de 2023 18:16

Un artículo denuncia que EE.UU., con su embajadora en Perú al frente, apoya a los golpistas en este país suramericano, para saquear sus riquezas naturales.

El artículo, elaborado por Benjamín Norton y publicado por el portal Geopolítica Económica, aborda los últimos acontecimientos en Perú, tras el derrocamiento de Pedro Castillo y los motivos que llevan a EE.UU. a apoyar al gobierno de Dina Boluarte.

La nota resalta que Washington tiene en la mira apoderarse de los recursos naturales de Perú, a cambio de respaldar al gobierno no electo y golpista de Boluarte.

Perú, un país rico en recurso naturales

Perú es un país rico en recursos naturales, especialmente minerales. Los colonizadores españoles explotaron las grandes reservas de plata y oro de la nación sudamericana, y hoy en día las corporaciones transnacionales siguen viendo a Perú como un territorio lleno de recursos y, obviamente, muy rentable.

Siendo uno de los principales productores de cobre, plomo, zinc, estaño, plata y oro, en todo el mundo, la economía de Perú depende en gran medida, del sector minero, que representa más de la mitad de las exportaciones nacionales totales y más del 10% del PIB.

Perú es el segundo mayor productor de cobre del planeta, después de su vecino Chile, lo que significa que adquirirá mayor importancia en la transición global hacia las tecnologías de energía renovable.

Perú también es un importante productor de gas natural licuado (GNL). Sus exportaciones de GNL son supervisadas en gran medida, por corporaciones extranjeras como Shell.

Castillo buscaba impedir el saqueo de Perú

Durante la campaña electoral de 2021, el entonces candidato presidencial, Pedro Castillo, convirtió en uno de los lemas de su campaña, la necesidad de reafirmar el control popular sobre los recursos naturales de Perú.

Denunciando a las empresas extranjeras por “saquear” el país, llamó a renegociar los contratos para asegurar que el 70% de todas las ganancias de la minería fueran al estado, para financiar áreas como la salud, la educación y los programas sociales.

Desde que asumió el cargo, Castillo estuvo muy limitado para desarrollar su programa de gobierno. La oposición de derecha tenía mayoría en el congreso, y se empeñaron en desestabilizar al país, hasta destituirlo producto de una “vacancia” presidencial. Utilizaron la Constitución peruana y el poder judicial politizado y corrupto, para lanzar constantes ataques contra Castillo, como parte de una campaña de persecución sistemática y de lawfare.

Pedro Castillo hizo lo que pudo. El presidente anunció una “segunda reforma agraria” y declaró: “Hoy rescatamos los recursos del país para todos los peruanos”. Explicó su objetivo: “Queremos que nuestros recursos naturales beneficien directamente al pueblo”.

Gobierno no electo de Boluarte vuelve al modelo económico neoliberal de EEUU

Sin embargo, inmediatamente después de derrocar a Castillo, el régimen golpista de Perú volvió al modelo económico neoliberal exigido por Washington, priorizando la inversión corporativa extranjera sobre el desarrollo interno.

El Ministerio de Energía y Minas del país suramericano, tuiteó el 18 de enero pasado, que se llevó a cabo un “diálogo institucional de alto nivel entre Perú y Estados Unidos, en el que se que abordaron temas de desarrollo del sector minero”.

La embajadora de EE.UU. en Perú y emblemática representante de la CIA, Lisa Kenna, se reunió con el ministro de Energía y Minas de Perú, Óscar Vera Gargurevich; el viceministro de Hidrocarburos, Enrique Bisetti Solari; y el viceministro de Minas, Jaime Chávez Riva, en el marco de estos diálogos.

Washington respalda a golpistas en Perú

La embajadora de Estados Unidos en Perú apoyó el golpe parlamentario en diciembre de 2022, que derrocó al presidente constitucional, Pedro Castillo.

Posteriormente, Castillo fue víctima de una pena de cárcel de18 meses sin un debido proceso, lo que ha provocado protestas masivas en todo Perú. El gobierno no electo respondió con violencia extrema, asesinando a decenas de manifestantes.

Un día antes del golpe del pasado 7 de diciembre, la ex oficial de la CIA, ahora embajadora de EE.UU. en el país suramericano, se reunió con el ministro de Defensa de Perú, quien luego le ordenó a las fuerzas armadas de ese país que fueran en contra del presidente Castillo.

tqi/cls/hnb