• Filtración revela abuso de poder de la Administración Varela
Publicada: sábado, 23 de noviembre de 2019 3:03
Actualizada: sábado, 23 de noviembre de 2019 3:43

La supuesta filtración de diálogos del expresidente panameño, Juan Carlos Varela, revela que el poder político puede manipular para atacar a sus adversarios.

Distintos dirigentes sociales aseguran sentirse preocupados ante la persecución de la que han sido víctima durante las últimas Administraciones del Gobierno panameño. Estas declaraciones surgen tras la revelación de supuestas conversaciones del expresidente Juan Carlos Varela (2014-2019) con importantes funcionarios de su gestión, ministerios, encargados de justicia y estamentos de seguridad.

Explican que los mensajes y fotografías personales que pudieron ser extraídos mediante la intervención ilegal del teléfono personal del exmandatario, revela la forma en que casos de detenciones de distintos actores sociales en lucha intentarían manipularse con el objetivo de criminalizar la protesta social.

El pasado 12 de noviembre la procuradora general, Kenia Porcell, anunció su renuncia a partir de enero de 2020. En los chats también habría información sobre la posible injerencia del Ejecutivo en casos del Ministerio Público, tráfico de influencias y elaboración de acuerdos entre el Gobierno panameño y la constructora brasileña Odebrecht.

Mientras la autenticidad de las conversaciones reveladas es puesta en duda por las formas ilegales en que haya sido sustraída la información, los panameños aún se cuestionan sobre la posibilidad de que el software Pegasus, creado por la empresa israelí NSO Group, adquirido durante la Administración de Ricardo Martinelli (2009-2014), continúe “pinchando” líneas telefónicas en el país.

John Alonso, Ciudad de Panamá.

mhn/mkh