• Vista general del campamento beduino Jabal al-Baba, cerca del asentamiento israelí de Maale Adumim, en la ocupada Cisjordania, 23 de noviembre de 2017.
Publicada: martes, 2 de enero de 2018 5:41
Actualizada: miércoles, 3 de enero de 2018 2:26

El Gobierno palestino y el Movimiento de Resistencia Islámica Palestina (HAMAS) ‎advierten de que la medida del partido israelí Likud encaminada a anexionarse partes ‎de la ocupada Cisjordania provocará mayor resistencia en los territorios ocupados.‎

“Es una escandalosa violación de las resoluciones internacionales, especialmente de las resoluciones de las Naciones Unidas y del Consejo de Seguridad, y un abierto desprecio al sistema de la ONU en su conjunto”, declaró el lunes Yusef al-Mahmud, portavoz del Gobierno palestino.

Likud, partido del primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu, aprobó el domingo por unanimidad una resolución no vinculante para ampliar la soberanía israelí a los asentamientos ilegales de ciertos sectores de Cisjordania.

Dicho proyecto de ley también pretende la construcción ilimitada de colonias ilegales en la ocupada Cisjordania. Medios israelíes informaron de que se espera que la resolución pase al parlamento israelí para su aprobación.

El movimiento HAMAS, por su parte, alertó de que la medida israelí constituye una agresión a los palestinos y provocará mayor resistencia contra Israel en los territorios palestinos.

Es una escandalosa violación de las resoluciones internacionales, especialmente de las resoluciones de las Naciones Unidas y del Consejo de Seguridad, y un abierto desprecio al sistema de la ONU en su conjunto”, declaró Yusef al-Mahmud, portavoz del Gobierno palestino.

 

Fawzi Barhum, portavoz de HAMAS, insiste en que la decisión de Likud demuestra que HAMAS tenía razón al exigir la suspensión de los Acuerdos de Oslo, firmados entre el régimen de Israel y la Organización para la Liberación de Palestina (OLP).

Esta decisión expansionista del régimen israelí, asegura Barhum, fuerza a HAMAS a secundar aun más la opción de la resistencia para defender los derechos del pueblo palestino.

Gran parte de la comunidad internacional pide a Israel que dé marcha atrás en sus planes expansionistas consistentes, de momento, en ampliar los asentamientos ilegales, pues tal actitud pone en peligro la solución de los dos Estados y arroja dudas sobre su compromiso de negociar un acuerdo con los palestinos.

Pese a las críticas y amonestaciones, el gabinete israelí hace una semana aprobó 11 millones de dólares para levantar asentamientos en la ocupada Cisjordania.

mkh/nii/

Comentarios