• Vista de la Ciudad Vieja de Al-Quds (Jerusalén), 5 de diciembre de 2017.
Publicada: lunes, 18 de diciembre de 2017 19:32
Actualizada: lunes, 18 de diciembre de 2017 23:06

Israel empezará una gran campaña de excavación arqueológica en la ocupada Ciudad Vieja de Al-Quds (Jerusalén) por unos cinco años.

El “Proyecto Shalem”, con un coste de más de 60,3 millones de euros (70,8 millones de dólares), pretende encontrar yacimientos vinculados con el pasado judío de la ciudad, informa este lunes el periódico israelí Yediot Aharonot.

Aunque antes se han realizado algunas excavaciones con estos fines, este es el primer proyecto arqueológico de gran envergadura que el régimen israelí llevará a cabo en la Ciudad Vieja, parte del territorio palestino que Israel ocupa desde 1967 tras la Guerra de los Seis Días.

La autoridad de antigüedades israelí no ha confirmado el proyecto y solo ha indicado que “aún no se ha anunciado nada oficialmente”. El diario, no obstante, detalla que la ministra de cultura y deportes, Miri Regev, ha reservado varios millones de presupuesto para el proyecto, con el que pretende 'judaizar' el lugar.

La arqueología de un lugar bajo ocupación no es responsabilidad de la potencia ocupante. Con esto, Israel decide continuar su política de normalización de la ocupación a través del uso político de la arqueología y el turismo”, denuncia Javier Abu Eid, portavoz de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP).

 

La ministra ha llegado a considerar estas excavaciones como “la mejor traducción” de la declaración del presidente estadounidense, Donald Trump, sobre el controvertido reconocimiento de la ciudad como la capital israelí y el traslado de su embajada a dicha localidad.

Esta noticia ya ha levantado polémica. El portavoz de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Javier Abu Eid, ha aseverado que Regev representa a los sectores más fundamentalistas de Israel, “que lideran el Gobierno del señor (Benyamin) Netanyahu y fomentan la transformación de un conflicto político en una guerra religiosa”.

“La arqueología de un lugar bajo ocupación no es responsabilidad de la potencia ocupante. Con esto, Israel decide continuar su política de normalización de la ocupación a través del uso político de la arqueología y el turismo”, ha denunciado Abu Eid.

La decisión de Trump ha generado una ola de condenas en todo el mundo, avivando las críticas a la ocupación israelí de los territorios palestinos, así como a los crímenes del régimen de Tel Aviv contra el pueblo de Palestina.

snr/ctl/fmk/rba

Comentarios