• Una ambulancia destruida por los recientes ataques aéreos del régimen de Israel en Shuyaiya, en la ciudad Gaza.
Publicada: miércoles, 8 de abril de 2015 2:24

Cuando el mundo conmemoraba el martes el Día Mundial de la Salud, el Ministerio palestino de Salud advirtió del peligro que corre la vida de los residentes de la Franja de Gaza si sigue el bloqueo israelí contra el enclave.

“Cientos de pacientes en Gaza necesitan tratamiento inmediato en el extranjero y sus vidas estarán en peligro si el asedio continúa”, denunció el portavoz del Ministeriode Salud, Ashraf al-Qudra.

“Cientos de pacientes en Gaza necesitan tratamiento inmediato en el extranjero y sus vidas estarán en peligro si el asedio continúa”, denunció el portavoz del Ministerio, Ashraf al-Qudra, en declaraciones a la agencia palestina de noticias Maan.

Por su parte, el viceministro palestino de Salud, Yusuf Abu al-Rish, insistió en la necesidad de dar a conocer las preocupaciones de salud y seguridad alimentaria en Gaza.

Además, el delegado para la Franja de Gaza de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Mahmud Daher, alertó de que la seguridad sanitaria en Gaza se enfrenta a serios obstáculos debido al bloqueo israelí.

Desde 2007, el régimen israelí mantiene un bloqueo contra Gaza, impidiendo a los ciudadanos de esta región ejercer sus principales derechos, entre ellos, el derecho al trabajo, la salud, la educación y la libertad de circulación.

La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos en el Oriente Próximo (UNRWA) advirtió el mes pasado (marzo) de que la continuación del bloqueo israelí contra la Franja de Gaza dará lugar a una “nueva guerra” en la región.

El director de la UNRWA en Gaza, Robert Turner, insistió en que la situación actual en Gaza es mucho peor que antes de las recientes ofensivas militares del régimen de Tel Aviv, ocurridas en julio y agosto de 2014, con un saldo de al menos 2 310 muertos y otros 10 626 heridos, además de que unos 100 mil palestinos perdieron sus hogares.

Edificios demolidos en Gaza por las ofensivas israelíes entre julio y agosto de 2014.

 

Como consecuencia de estos ataques, 13 hospitales públicos y 17 hospitales privados y no gubernamentales fueron objeto de bombardeos israelíes, uno de los cuales, el Hospital Al-Wafa, quedó reducido a escombros. Por otra parte, 23 centros de salud pertenecientes al Ministerio y otros cuatro privados también recibieron los ataques israelíes, concluye el informe.

Asimismo, 32 médicos palestinos murieron y otros 102 resultaron heridos en la ofensiva, mientras 36 ambulancias y coches de defensa civil resultaron destruidos o dañados, según el Ministerio palestino de Salud.

rba/nii/