• Manifestantes palestinos en la ciudad cisjordana de Bilin condenan la expansión de los asentamientos israelíes.
Publicada: martes, 31 de mayo de 2016 15:43
Actualizada: jueves, 4 de mayo de 2017 14:02

El régimen de Israel ha cambiado el mapa de más de 15.000 acres (medida de superficie equivalente a 40 áreas y 47 centiáreas) en la ocupada Cisjordania, a fin de extender la construcción de sus asentamientos ilegales.

Según un informe de este martes del diario israelí Haaretz, la medida de remapear Cisjordania fue completada en 2015 por una unidad especial de la administración civil israelí denominada la Línea Azul.

Tras detallar la cantidad de territorios confiscados en diferentes puntos de la ocupada Cisjordania, el reporte apunta a que su objetivo consiste en dar inicio a la construcción de nuevos asentamientos israelíes.

“Es importante saber que estos esfuerzos de ‘remapear’ se realizan casi exclusivamente en Cisjordania y en los asentamientos que están lejos de los bloques de asentamientos”, señala en el informe el investigador en el caso de los asentamientos israelíes, Dror Etkes.

De hecho, continúa, es obvio que esos intentos comprendan parte de los territorios que el régimen de Israel está traspasando gradual y paulatinamente a los asentamientos ya construidos de forma ilegal en los territorios palestinos.

Como indica el informe, se trata de una medida “significativa”, ya que la administración civil israelí tiene la obligación de desocupar las tierras palestinas.

El cambio del mapa de 15.000 acres es un aumento significativo en la tasa de mapeo llevado a cabo en los últimos años. En 2014, el régimen de Israel cambió el mapa de 5000 acres, mientras que la cifra de 2013 superaba los más de 3000 acres.

El régimen israelí se apropia desde hace años de importantes sectores de los territorios palestinos ocupados, donde demuele sistemáticamente viviendas palestinas y construye asentamientos ilegales para instalar a migrantes judíos.

Desde 1967, el régimen de Israel, bajo diversos pretextos, ha confiscado unas 100.000 hectáreas de los territorios de Palestina.

En octubre de 2015, el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, condenó la violencia desenfrenada de las fuerzas israelíes y advirtió que la destrucción de viviendas palestinas o la edificación de nuevos asentamientos ilegales para colonos israelíes en las tierras ocupadas no harán sino agravar las actuales tensiones.

tas/anz/hnb

Comentarios