• El asentamiento israelí de Givat Zeev, cerca de la ciudad cisjordana de Ramalá.
Publicada: sábado, 7 de mayo de 2016 17:44
Actualizada: domingo, 8 de mayo de 2016 16:37

El Gobierno de Estados Unidos ha decidido elevar el tono contra Israel por su contumaz expansión de los asentamientos ilegales.

Según ha informado este sábado la agencia estadounidense de noticias The Associated Press (AP) citando a fuentes diplomáticas, la reprimenda a Israel figurará en el próximo informe elaborado por EE.UU. y otros mediadores internacionales en el conflicto palestino-israelí.

En el documento también se amonestará al régimen de Tel Aviv por la demolición de viviendas palestinas y la confiscación de tierras y bienes en Palestina.

Aunque el informe criticará también a los líderes palestinos por el nuevo levantamiento popular contra los israelíes, se enfoca particularmente en las colonias judías ilegales en los territorios ocupados palestinos.

De acuerdo con los diplomáticos consultados por AP entre los que se encuentran tres funcionarios estadounidenses, Washington planea acercar su posición a la de la Unión Europea (UE), Rusia y las Naciones Unidas, que responsabilizan a Israel de descarrilar el proceso de paz con los palestinos.

Sin duda alguna, el informe provocará la ira de las autoridades israelíes, a pesar de que no va a pasar de una mera crítica verbal al régimen de Tel Aviv.

Según el grupo israelí Peace Now (Paz Ahora), más de 570 000 israelíes viven en los asentamientos ilegales construidos desde la ocupación de los territorios palestinos de Cisjordania y Al-Quds (Jerusalén).

Estas colonias israelíes son consideradas “ilegales” por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la Unión Europea (UE) y gran número de países, porque los territorios fueron arrebatados a Palestina por el régimen de Tel Aviv en la llamada Guerra de los Seis Días (1967), y la Convención de Ginebra prohíbe construir en territorio bajo ocupación.

rba/nii/

Comentarios