• Un paramédico del servicio de emergencia israelí con un kit de diagnóstico de coronavirus en la ciudad Kiryat Ono, 26 de febrero de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: jueves, 19 de marzo de 2020 8:25

El brote del nuevo coronavirus, que se ha expandido ya en 170 países del mundo, podría haber resultado de un complot sionista, señala un rotativo israelí.

En un informe publicado el miércoles, el diario israelí The Jerusalem Post recogió las declaraciones de varios expertos turcos y los artículos de diferentes medios de comunicación que atribuyen la propagación del nuevo coronavirus en el mundo a una conspiración urdida por el régimen de Israel.

Este virus sirve a los objetivos del sionismo para disminuir la cifra de personas en el mundo e impedir que aumente. Importantes investigaciones confirman tal hecho”, ha aseverado Fatih Erbakan, líder del partido turco Refah.

Abdurrahman Dilipak, columnista del diario turco Yeni Akit, ha sugerido a su vez que una posible vacuna israelí contra el nuevo coronavirus era parte del plan: “Mire cómo algunas personas hoy se han arremangado para hacer realidad el sueño nazi. Este es un plan fascista (...) Quizás mañana presentarán la vacuna contra el corona como medicamento”, ha fustigado.

Mientras el letal virus sigue expandiendo en el mundo, diferentes analistas y médicos evalúan como altamente posible que el COVID-19 sea un virus fabricado en laboratorio y apuntan al respecto a Estados Unidos y el régimen israelí.

 

Una de esas figuras es Philip Giraldi, exfuncionario de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, quien no ha descartado que EE.UU. pueda haber “creado” al temido virus, en colaboración con Israel, en un intento por interrumpir el crecimiento económico y el poder militar de China, epicentro de la pandemia, y atacar con este patógeno a Irán, como “enemigo” de Washington y del régimen de Tel Aviv.

El embajador palestino ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Riad Mansur, ha denunciado a su vez que el régimen de Tel Aviv ha estado aprovechándose del desvío de la atención mundial hacia el nuevo coronavirus para usurpar más tierras palestinas.

El presidente de Comisión de Asuntos de Prisioneros y Exprisioneros Palestinos, el retirado general de división Qadri Abu Bakr, ha revelado asimismo el criminal acto de Israel de enviar un médico, diagnosticado con el nuevo coronavirus, a una cárcel en los territorios ocupados para propagar el virus entre los prisioneros palestinos.

El nuevo coronavirus ha dejado, hasta el momento, 219 367 casos de contagio en 170 países del mundo, la mayoría (unos 81 000) en China, donde se han registrado 3245 muertes. La cifra de decesos en todo el mundo supera los 8900. 

mnz/ncl/ask/hnb

Comentarios