• El jefe del estado mayor del régimen de Israel, Gadi Eizenkot (centro).
Publicada: miércoles, 17 de octubre de 2018 17:09

El jefe del estado mayor israelí mantiene reuniones secretas con los comandantes militares de varios países, incluida Arabia Saudí, para hablar de Irán.

Medios israelíes sugieren que el teniente general Gadi Eizenkot sostuvo el martes conversaciones en Washington (capital de EE.UU.) con su homólogo saudí, Fayyad bin Hamed al-Ruwayli, mientras el régimen israelí avanza para hacer públicos sus lazos secretos con los Gobiernos árabes del Golfo Pérsico.

La emisora ​​israelí Kan Public ha informado de que ambos discutieron varias cuestiones de Oriente Medio, incluidos sus problemas con Irán, al margen de una conferencia de seguridad dedicada a los comandantes militares.

Además de Al-Ruwayli, Eizenkot se reunió también con sus contrapartes de varios Estados árabes, de los que la emisora no menciona la nacionalidad. La reunión entre Eizenkot y Al-Ruwayli es la primera conversación entre los dos jefes militares de la que se ha sabido.

 

En noviembre pasado, después de participar en un evento similar, Eizenkot dio una entrevista poco común al periódico saudí Elaph, en la cual expresó la disposición de Israel a compartir información de sus servicios de espionaje con Riad a fin de impulsar sus esfuerzos conjuntos por hacer frente a Irán.

“Estamos dispuestos a compartir nuestra experiencia y las informaciones procedentes de los servicios de inteligencia con los países árabes moderados para hacer frente a Irán”, declaró entonces el jefe del estado mayor israelí.

Arabia Saudí y los países árabes ribereños del Golfo Pérsico prácticamente no mantienen relaciones bilaterales ni multilaterales con Israel por la ocupación de los territorios palestinos, pero en los últimos años Israel ha mantenido vínculos secretos de tipo económico con algunos Estados árabes con el pretexto de “enfrentarse a la amenaza iraní”.

Según se ha publicado recientemente, Arabia Saudí e Israel incluso están trabajando en la sombra para establecer un contacto formal.

En abril, el príncipe heredero saudí, Muhamad bin Salman, aseveró en una entrevista con la revista TIME que su país tiene “un enemigo común” con Israel, en aparente referencia a Irán, y que se podrían normalizar sus relaciones de inmediato, una vez que “se resolviera el problema de Palestina”.

tmv/mla/snz/mjs

Comentarios