• Nicaragua denuncia la acción ‘parcializada e injerencista’ de OEA
Publicada: viernes, 28 de diciembre de 2018 1:01
Actualizada: viernes, 18 de enero de 2019 8:43

Nicaragua tilda de injerencista el informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) sobre la supuesta violación de derechos humanos en el país.

El representante de Nicaragua ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Alvarado, ha desconocido este jueves el informe del GIEI, instalado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para la investigación de los hechos de violencia acaecidos en el país desde el pasado 18 abril en marco de las protestas sociales, mientras ha condenado las medidas injerencistas de varios países, entre ellos Estados Unidos y Colombia contra Managua.

El alto cargo nicaragüense también ha deplorado la actuación del Consejo Permanente de la OEA por estar sincronizada con la acción “parcializada e injerencista” del GIEI y del secretario general de la OEA, Luis Almagro, quien en esta misma jornada durante una sesión del ente ha arremetido contra el Gobierno nicaragüense.“De continuarse cometiendo crímenes de lesa humanidad, pediremos a los Estados miembros de la OEA y de otros organismos, que los funcionarios implicados sean detenidos y juzgados por dichos crímenes”, ha advertido el secretario de la OEA.

De continuarse cometiendo crímenes de lesa humanidad, pediremos a los Estados miembros de la OEA y de otros organismos, que los funcionarios implicados sean detenidos y juzgados por dichos crímenes”, ha advertido el secretario de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro.

 

Igualmente, Almagro ha dicho que las autoridades de Nicaragua deben “asumir los errores” y volver a los principios que llevaron al país a la democracia. 

Por su parte, Alvarado no ha tardado en reaccionar y ha dicho que Almagro “no merece” ser el secretario general de la OEA.

El Gobierno de Nicaragua sostiene que la crisis sociopolítica fue provocada por organismos financiados por Estados Unidos que promovían la desestabilización nacional y buscaban propinar un golpe de Estado a la Administración sandinista.

La crisis le ha costado al país cerca de 1300 millones de dólares, de acuerdo con datos proporcionados por el Consejo Superior de la Empresa Privada, pérdidas originadas por las protestas.

El monto, que casi equivale al 10 por ciento de la economía nicaragüense, ha afectado de forma directa a unos 400 000 ciudadanos.

nlr/ctl/fdd/rba

Comentarios