• El secretario general de la organización iraquí Badr, Hadi al-Ameri.
Publicada: sábado, 28 de marzo de 2015 22:25
Actualizada: martes, 1 de agosto de 2017 8:18

El secretario general de la organización iraquí Badr, Hadi al-Ameri, enfatizó el sábado que la liberación de la ciudad de Tikrit, capital de la provincia central de Salah al-Din, no requiere de la ayuda ni la participación de la denominada coalición anti-EIIL, liderada por EE.UU.

“El Ejército y las tropas voluntarias iraquíes, sin necesitar de la ayuda de las fuerzas de la coalición, dentro de los próximos días y bajo un nuevo plan, se dirigirán hacia la ciudad de Tikrit a fin de retomar el control total de la misma”, anunció Al-Ameri, informa la página Web iraquí de noticias ‘Al-Youm Al-Samen’. 

El retraso en la recuperación de la ciudad de Tikrit se debe a que la banda terrorista EIIL (Daesh en árabe) utiliza a civiles como escudos humanos, por lo que las fuerzas iraquíes se han visto obligadas a cambiar de estrategia, explicó el líder de Badr.

“La participación de la coalición anti-EIIL, conlleva diversos problemas, entre los cuales podemos mencionar el reciente bombardeo de sedes de fuerzas voluntarias nacionales por cazas estadounidenses” agregó.

Las tropas iraquíes, respaldadas por las fuerzas tribales y voluntarias, comenzaron a principios de este mes una ofensiva militar de gran envergadura desde cinco ejes diferentes con el objetivo de expulsar al EIIL de Salah al-Din y recuperar su capital, Tikrit.

El 8 de agosto de 2014, Estados Unidos y sus aliados pusieron en marcha ataques aéreos en Irak, bajo la égida de la llamada coalición internacional anti-Daesh, so pretexto de acabar con este grupo terrorista.

Sin embargo, hasta el momento no ha habido resultados palpables y sus bombardeos solo han contribuido a la destrucción de las infraestructuras vitales de Irak, independientemente de la muerte de civiles, entre ellos mujeres y niños.

Al respecto, el miércoles, al menos siete civiles iraquíes perdieron la vida en la ciudad iraquí de Faluya (en la provincia occidental de Al-Anbar) como consecuencia de los bombardeos lanzados por la coalición contra el grupo terrorista EIIL.

Asimismo, el viernes, aviones de combate de la coalición anti-EIIL, liderada por EE.UU., lanzaron misiles contra las sedes de fuerzas tribales iraquíes, conocidas Al-Hashd Al-Shabi, ubicadas en la Universidad de Tikrit, y dejaron varios heridos.

mpv/ncl/rba

Comentarios