• Integrantes de Daesh distribuyen copias del sagrado Corán en Mosul, su bastión en Irak.
Publicada: miércoles, 24 de febrero de 2016 9:23
Actualizada: lunes, 2 de octubre de 2017 10:27

El grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) colocó bombas dentro de copias del Corán, el libro sagrado de los musulmanes, según una fuente estadounidense.

“Estos individuos son repugnantes. Ponen bombas en las refrigeradoras y colocan explosivos dentro del sagrado Corán — encontramos varios de esos artefactos en la ciudad de Ramadi”, reveló el lunes el portavoz de operaciones de la llamada coalición anti-EIIL (Daesh, en árabe), el coronel Steve Warren.

El militar estadounidense aseguró que el uso de tácticas como ésta muestran que los dirigentes de Daesh están desesperados y tratan de salvar a su banda extremista.

Colocar bombas en el sagrado Corán, indicó, hará que aumente la desconfianza y la ira entre la población musulmana de Irak y Siria, gran parte del cual ya sufre a diario los ataques diarios del EIIL.

Anteriormente, los integrantes de Daesh habían colocado bombas dentro de juguetes.

Estos individuos son repugnantes. Ponen bombas en las refrigeradoras y colocan explosivos dentro del sagrado Corán — encontramos varios de estos artefactos en la ciudad de Ramadi (centro de Irak)”, reveló el portavoz de operaciones de la llamada coalición anti-EIIL (Daesh, en árabe), el coronel Steven Warren.

Un convoy del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe).

 

No obstante, según Warren, el hecho de que el EIIL haya recurrido a esta práctica muestra que las pérdidas de su territorio en los últimos meses han tenido un gran efecto sobre este grupo.

“Creemos que Daesh está perdiendo. Estamos viendo que están en una postura defensiva”, dijo.

A su vez, advirtió que hay más probabilidades de que el EIIL trate de realizar atentados en Europa y EE.UU., dado que necesita realizar actos de violencia que aumenten la moral de sus integrantes.

Desde junio de 2014, tanto Irak como Siria afrontan una cruenta guerra contra Daesh, grupo terrorista que se apoderó de vastas zonas en ambos países, entre las que destaca Mosul, capital de Nínive y segunda ciudad iraquí en importancia, y Al-Raqa, ciudad siria que se ha convertido en bastión de los takfiríes en ese país.

hgn/ctl/nal