• El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu (izda.), y el presidente francés, Emmanuel Macron, en una reunión en el Palacio del Elíseo, en París.
Publicada: viernes, 10 de julio de 2020 21:41
Actualizada: sábado, 11 de julio de 2020 0:33

El presidente francés, Emmanuel Macron, pide al premier israelí, Benjamín Netanyahu, no seguir adelante con su plan de anexionar parte de la Cisjordania ocupada.

En una conversación telefónica mantenida el jueves, el mandatario galo aseveró que el proyecto israelí para anexionarse zonas de Cisjordania, —ocupada desde 1967— “sería contrario al derecho internacional y comprometería la posibilidad de una solución de dos Estados para establecer una paz justa y duradera entre israelíes y palestinos”, según informa este viernes la Presidencia francesa a través de un comunicado oficial despachado a la prensa local.

La nota del Eliseo resalta el recordatorio hecho por Macron a su interlocutor israelí sobre el compromiso de París con el proceso de paz que busca poner fin al conflicto israelí-palestino —suspendido desde mucho tiempo por la retórica expansionista del régimen de Tel Aviv— dejándole claro que debe abstenerse de tomar cualquier medida relacionada con la anexión de más territorios palestinos en Cisjordania.

El polémico plan de Netanyahu de querer ejecutar la anexión del 30 % del Área C de Cisjordania descrita en los Acuerdos de Oslo, incluidos todos los asentamientos ilegales israelíes, que pretendía materializarse a partir del pasado 1 de julio se ha paralizado de momento por la fuerte presión internacional, e inclusive el enérgico rechazo de algunos aliados de Israel, como el Reino Unido y Alemania, entre otros.

Esta pretendida iniciativa es parte del llamado “acuerdo del siglo”, presentado en enero por el presidente de EE.UU., Donald Trump, que otorgaría a los palestinos una autonomía limitada dentro de una patria discontinua, dejaría en manos de Israel el estratégico valle del Jordán y olvidaría la problemática de millones de refugiados palestinos deseosos de retornar a su patria.

 

Los palestinos han desestimado la iniciativa de Trump por completo porque no cumple con casi ninguna de sus demandas históricas. Para las autoridades palestinas, el proyecto de EE.UU., que no reconoce las fronteras de 1967, solo busca liquidar la causa palestina.

Los palestinos reclaman que Cisjordania sea parte de un futuro Estado palestino independiente con Al-Quds (Jerusalén Este) como su capital. No obstante, el aludido plan señala a esta ciudad santa como “la capital indivisa de Israel” y le permite anexionarse asentamientos en la Cisjordania ocupada y el valle del Jordán.

krd/ctl/rba