• Integrantes del grupo terrorista EIIL en un campo de entrenamiento militar en Siria.
Publicada: lunes, 23 de mayo de 2016 7:05
Actualizada: martes, 28 de marzo de 2017 3:11

Los esfuerzos de Arabia Saudí para aumentar su influencia y extender el wahabismo han convertido Kosovo en un “terreno fértil” para los terroristas.

“Los fondos inyectados por Arabia Saudí y el aumento de su influencia en este país han hecho de Kosovo una comunidad fértil para el crecimiento del (…) extremismo y una mina para la exportación de terroristas”, señala el diario estadounidense The New York Times en un informe publicado el domingo.

La fuente recuerda que Riad ha creado varios centros en el país europeo para hacer proselitismo del wahabismo, ideología extremista profesada en Arabia Saudí, y de los grupos terroristas, en particular, del EIIL (Daesh, en árabe).

Los fondos inyectados por Arabia Saudí y el aumento de su influencia en este país han hecho de Kosovo una comunidad fértil para el crecimiento del (…) extremismo y una mina para la exportación de terroristas”, afirma The New York Times.

Según afirma el director de la policía contra el terrorismo de Kosovo, Fatos Makolli, los saudíes “han gastado un montón de dinero para divulgar esta doctrina por medio de distintos programas, principalmente entre los jóvenes y personas vulnerables”. Los saudíes importaron la “literatura wahabí” a Kosovo, alertó.

El funcionario kosovar denunció que dichos programas han provocado la “radicalización” de numerosos ciudadanos.

La República de Kosovo se ha convertido en la “puerta de entrada” de los extremistas a Europa, advierte el medio norteamericano, agregando que este país “ahora se ve amenazado, como otros países europeos, por el peligro del extremismo”.

Durante los últimos dos años, la policía ha identificado a 314 kosovares, incluidos dos atacantes suicidas, 44 mujeres y 28 niños, que fueron al extranjero para afiliarse al EIIL.

De acuerdo con los investigadores, dichos kosovares fueron reclutados por un cuerpo de muftís extremistas y asociaciones secretas financiadas por el régimen de Arabia Saudí y otros estados árabes del Golfo Pérsico.

mjs/nii/

Commentarios