• Ignacio Jesús Matellanes Martínez, exembajador de España en Bélgica.
Publicada: domingo, 10 de abril de 2016 16:30
Actualizada: domingo, 10 de abril de 2016 18:22

El Gobierno de España ha destituido a su embajador en Bélgica por incumplimiento de sus funciones esenciales competentes, abuso de autoridad y absentismo.

La decisión fue publicada el sábado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) luego de que el ministro español en funciones de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo, lo exigiera al Gobierno tras recibir unos informes de la Inspección General de Servicios del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación que desvelaba “anomalías muy graves” en el trabajo de la misión diplomática.

La Embajada de España en Bruselas no parece cumplir las funciones esenciales que le son propias como representación diplomática ante las autoridades belgas, situación atribuible al modo de gestión del jefe de misión (Ignacio Jesús Matellanes Martínez)”, reza el documento, elaborado entre el 9 y el 11 del pasado marzo.

La Embajada de España en Bruselas no parece cumplir las funciones esenciales que le son propias como representación diplomática ante las autoridades belgas, situación atribuible al modo de gestión del jefe de misión (Ignacio Jesús Matellanes Martínez)”, informa un reporte de la Inspección General de Servicios del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación de España. 

De igual forma, anuncia la paralización de las actividades diarias del centro diplomático, la negativa del embajador a actuar y la gravedad de la situación en la embajada.

Captura de pantalla del boletín oficial del Estado.

 

“El clima social imperante en la embajada es de desconfianza, falta de comunicación y tensión por el ejercicio de la autoridad por parte del jefe de misión a través del miedo, la amenaza y el enfrentamiento, que se ha visto reflejado en un nivel inusualmente alto de bajas médicas por depresión”, detalla el informe.

La investigación sobre el asunto fue suspendida por los atentados terroristas que experimentó la capital belga, Bruselas, del día 22 de marzo para, según las autoridades españolas, no hacer coincidir la decisión de destituir al embajador con las jornadas posteriores a la matanza.

Desde el marzo de 2012, Matellanes trabajaba como el embajador de España en Bélgica. Su destitución no es la primera ocurrida durante la gestión de Margallo. Según relata el diario El País, en mayo de 2012 fue destituido el entonces embajador en Arabia Saudí, Pablo Bravo, tras las quejas del ministro de Defensa, Pedro Morenés; y en julio de ese año el embajador de Polonia, Francisco Fernández Fábregas, fue relevado por su forma de festejar un triunfo de España en la Eurocopa.

msm/ktg/mrk

Comentarios