• La bandera nacional de Irán izada frente al reactor de la central nuclear de Bushehr, en el suroeste de país persa.
Publicada: sábado, 26 de septiembre de 2020 23:45

La Organización de Energía Atómica de Irán (OEAI) asegura que las sanciones contra sus científicos no tendrán impacto en el programa nuclear pacífico del país.

La OEAI, con una perspectiva basada en el uso pacífico de la tecnología nuclear, ha enfocado de manera precisa sus programas científicos en los sectores de salud, agricultura, alimentación, radiofármacos, isótopos estables, etc… Así que las sanciones impuestas a los científicos nucleares iraníes no interrumpirán el principio estratégico del programa nuclear iraní”, según precisa el organismo persa, en un comunicado publicado este sábado a través de Twitter.

De acuerdo con la nota, emitida con motivo del Día Internacional para la Eliminación Total de las Armas Nucleares, esta ocasión es una oportunidad para corregir y modificar la “mentalidad tiránica mundial” sobre el uso pacífico de la energía nuclear.

“Hoy en día, muchos países han recurrido al uso [militar] de la energía nuclear, pero la República Islámica de Irán, con un enfoque transparente, ha tenido la mayor cooperación con la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA). Esta cuestión prueba el derecho legítimo del pueblo persa a utilizar esta energía”, agrega el comunicado.

 

Irán no renunciará al derecho de su pueblo al uso pacífico de la energía nuclear, ha remarcado la OEAI, además, de asegurar que el país persa nunca ha buscado ni buscará construir armas nucleares ni acceder a estas, tal como lo prohíbe un edicto religioso (fatwa) del Líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei.

El Gobierno estadounidense, presidido por Donald Trump, anunció la imposición de nuevas sanciones contra varias personas y entidades iraníes, incluidos funcionarios del Ministerio de Defensa persa y los científicos nucleares de la OEAI, en el marco de su campaña de “máxima presión” contra el país persa.

Washington ha acusado en reiteradas ocasiones a Irán de violar el convenio y de desarrollar armas nucleares, pese a que todas las actividades e instalaciones nucleares de Teherán están bajo la estricta supervisión de la AIEA, en el marco de los compromisos firmados en el acuerdo nuclear, de nombre oficial el Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés).

La posición de Estados Unidos contrasta totalmente con el resto de la comunidad internacional que rechaza en pleno las medidas unilaterales de Washington planteadas contra Teherán desde que la Casa Blanca decidió retirarse del citado pacto nuclear, suscrito en 2015 entre Irán y el Grupo 5+1 —conformado entonces por EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania—, y reimpuso las draconianas sanciones levantadas en virtud del referido pacto.

myd/ncl/rba