• Una foto del presidente de Siria, Bashar al-Asad, en la ciudad de Duma. (Foto: Reuters)
Publicada: jueves, 3 de enero de 2019 14:15
Actualizada: jueves, 3 de enero de 2019 16:25

El ministro británico de Exteriores, Jeremy Hunt, reconoce que Bashar al-Asad se quedará en el poder pese a la oposición “de larga data” de Londres.

“La posición de larga data británica es que no habrá una paz duradera en Siria con ese régimen (Gobierno sirio, presidido por Al-Asad), pero lamentablemente creemos que va a estar por un tiempo”, ha dicho Hunt este miércoles a la cadena local Sky News.

Hunt ha vinculado la permanencia del mandatario sirio en el poder al apoyo que le brinda Rusia, por lo que ha recordado a Moscú que al ganar una “esfera de influencia” en el país árabe, tiene la responsabilidad de restaurar la paz allí.

El canciller británico ha vuelto a acusar a Damasco del presunto uso de armas químicas contra las zonas en manos de los “rebeldes”, y ha pedido a Rusia que se asegure de que el Gobierno de Al-Asad no posea los referidos armamentos. Tanto Siria como Rusia tachan estas acusaciones de un complot y preludio para llevar a cabo un ataque contra el país árabe.

La posición de larga data británica es que no habrá una paz duradera en Siria con ese régimen (Gobierno sirio, presidido por Bashar al-Asad), pero lamentablemente creemos que va a estar por un tiempo”, dice el secretario de Exteriores del Reino Unido, Jeremy Hunt.

 

Hunt ha formulado estas afirmaciones en un momento en que el Gobierno sirio ya ha fortalecido su poder tras arrebatar a los grupos armados y terroristas la mayor parte de los territorios ocupados.

El Reino Unido figuraba entre los países que desde el comienzo de la crisis en Siria (2011) no dejaba de abogar por el derrocamiento de Al-Asad, cuestionando la legitimidad de su Gobierno.

El diario británico The Guardian publicó el domingo un artículo donde señaló 2018 como el año de la “victoria definitiva” de Al-Asad, aludiendo a varios acontecimientos, entre ellos el proceso de la normalización de lazos iniciado por varios Estados de la Liga Árabe (LA), entre ellos, Emiratos Árabes Unidos (EAU), que no mantenían relaciones diplomáticas con Damasco desde 2011 en el marco de una campaña de presión multinacional contra el presidente sirio.

El propio Gobierno británico ya está planeando reabrir su misión diplomática en Damasco, la capital siria, en un futuro cercano, informó el miércoles el periódico árabe Rai al-Youm, citando a fuentes familiarizadas con el asunto.

tqi/ktg/tmv/mkh

Comentarios