• Sede de la televisión libanesa Al-Manar.
Publicada: sábado, 5 de diciembre de 2015 6:39

El canal libanés de televisión Al-Manar denuncia la cancelación de la emisión de sus programas en Arabsat, al tiempo que recalca que seguirá apoyando al eje de la Resistencia.

El viernes, el operador de satélites Arabsat sacó del aire al referido canal libanés sin ofrecer explicación alguna al respecto, hecho que supone una flagrante violación de lo contratado.

Seguiremos apoyando a la Intifada (levantamiento) palestina y a sus hombres, mujeres, ancianos y jóvenes. Seguiremos apoyando a (la Mezquita) Al-Aqsa y su santidad”, reza el comunicado emitido por Al-Manar en su página Web

Al-Manar denunció la medida adoptada por este operador de satélites, que provee servicios a 20 países árabes. “Seguiremos apoyando a la Intifada (levantamiento) palestina y a sus hombres, mujeres, ancianos y jóvenes. Seguiremos apoyando a (la Mezquita) Al-Aqsa y su santidad”, reza el comunicado emitido por Al-Manar en su página Web, poco después de la cancelación de su señal en Arabsat.

Un soldado israelí detiene brutalmente a un niño palestino durante una protesta en la ocupada Cisjordania.

 

El medio libanés aseguró que “a aquellos que les molesta escuchar la voz de la verdad, no podrán silenciar a Al-Manar”.

Al-Manar hace frente al terrorismo documentando sus crímenes”, recordó la nota, para luego agregar que seguirá revelando los complots terroristas y sus patrocinadores.

Según el comunicado, la televisión libanesa “es la voz de los bareiníes, saudíes, iraquíes, sirios, tunecinos, egipcios y todos los países árabes y musulmanes”, sobre todo de Yemen, “que está sufriendo la peor opresión”, en alusión a las ofensivas de Arabia Saudí a esta nación árabe, iniciadas en marzo pasado.

El ministro libanés de Información, Ramzi Jarih, indicó, por su parte, que el operador no puso a su Cartera al tanto de su decisión, la cual adoptó tras trasladar su oficina de El Líbano a Jordania.

La propiedad de Arabsat, con sede en Riad (capital saudí), se ha repartido entre los países miembros de la Liga Árabe (LA), pero Arabia Saudí es el propietario más importante del operador, ya que posee el 36 % de sus acciones.

mjs/anz/msf

Comentarios