• Dos soldados israelíes en la Cisjordania ocupada, 9 de octubre de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: martes, 27 de octubre de 2020 17:03
Actualizada: martes, 27 de octubre de 2020 18:13

Militares israelíes dejan tras de sí documentos sensibles en una base militar cerca de frontera libanesa, evacuada por temor a un ataque en venganza de Hezbolá.

La unidad de censura del régimen de Israel ha permitido, tras transcurrir tres meses, la publicación de una noticia sobre la filtración de datos relevantes y documentos importantes sobre el ejército israelí, ha informado este martes el diario local Yedioth Ahronoth.

El régimen israelí evacuó hace unos meses varias bases militares erigidas en el norte de los territorios ocupados palestinos, colindantes con el sur de El Líbano, ante el temor de que el Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá) lanzase un ataque en venganza por el asesinato de uno de sus combatientes en una ofensiva israelí en Siria, en julio.

Al parecer, los militares israelíes que evacuaron a la carrera las mencionadas bases militares dejaron tras de sí documentación confidencial en una de ellas. Los portafolios hallados revelan datos importantes sobre los movimientos de soldados y el sistema de guardias, así como datos personales relevantes de oficiales del ejército israelí, entre otra información de carácter sensible.

El corresponsal de Yediot Aharonot ha podido ingresar sin ningún problema al puesto militar en cuestión, supuestamente evacuado, donde se han hallado los referidos documentos.

 

El líder de Hezbolá, Seyed Hasan Nasralá, ha asegurado que el movimiento que encabeza matará a “un soldado israelí” por cada combatiente martirizado, pero ha dejado claro que no tiene ninguna prisa a la hora de vengarse, puesto que, cuando llegue el momento adecuado, lo hará de manera contundente.

Ante tales advertencias por parte de Hezbolá, el régimen israelí ha estado en estado de máxima alerta en los últimos meses, una situación que ha conducido a que el ejército israelí haya incurrido en varios fallos, como el derribo por error, a principios de agosto, de uno de sus aviones no tripulados (drones).

Varios funcionarios israelíes han advertido repetidamente al régimen de Tel Aviv que deje de escalar las tensiones con Hezbolá, pues, avisan que, en caso de guerra, el movimiento libanés puede lanzar mil misiles al día, que pueden alcanzar el corazón de los territorios ocupados.

mnz/anz/ftm/rba