• Stella, esposa de Julian Assange, habla frente al Ministerio del Interior del Reino Unido en Londres, 17 de mayo de 2022.
Publicada: sábado, 18 de junio de 2022 1:52

La defensa del fundador de Wikileaks, Julian Assange, dice que no hay garantías de que la Justicia de EE.UU. se acoja a principios del debido proceso en este caso.

El portavoz del equipo jurídico de Assange en Ecuador, el abogado Carlos Poveda, ha puesto en duda este viernes que la Justicia norteamericana se ajuste al debido proceso. “Ya existen precedentes en los que EE.UU. no ha respetado las garantías y sus compromisos”, ha remarcado.

Poveda ha afirmado que la decisión del Gobierno británico de autorizar la extradición del australiano “no es una decisión final”, subrayando que el equipo de defensa de Assange presentará una apelación ante el Tribunal Superior de Londres, en caso de una sentencia desfavorable.

“Todavía faltarían dos instancias en la sede inglesa, pero no hay que perder de vista que se podría activar algún tipo de medida provisional o cautelar ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos”, ha explicado.

 

Poveda ha recordado la promesa hecha por el Reino Unido a Assange de que no sería extraditado a un país que tenga la pena de muerte, asegurando que su refugio en la embajada de Ecuador en Londres (capital británica) “era una estrategia de Gran Bretaña, Estados Unidos y Ecuador”.

Assange fue entregado a la Policía del Reino Unido por el Gobierno ecuatoriano en abril de 2019, y desde entonces espera en la prisión británica de alta seguridad de Belmarsh por la conclusión del proceso de extradición, iniciado por la justicia norteamericana.

De ser extraditado a Estados Unidos, el fundador de Wikileaks podría ser condenado a 175 años de cárcel a partir de los 17 cargos relacionados con la Ley de Espionaje que se le imputan.

Washington le acusa al ciberactivista de un supuesto delito de “conspiración por cometer intrusión informática” y otros 17 cargos por acceder, obtener y divulgar documentos secretos, militares y diplomáticos entre 2010 y 2011, sobre las invasiones a Irak y Afganistán, los presos de Guantánamo y los cables diplomáticos difundidos por la plataforma digital Wikileaks.

msm/ctl/rba