• Corea del Norte dispara un misil antiaéreo, 30 de septiembre de 2021. (Foto: AFP)
Publicada: miércoles, 12 de enero de 2022 9:49

EE.UU. suspendió por 15 minutos el despegue de los vuelos desde la costa occidental del país por temor a un disparo de un misil hipersónico por Corea del Norte.

Corea del Norte realizó el lunes la segunda prueba “exitosa” de un misil hipersónico en medio de una semana, con la presencia del líder norcoreano, Kim Jong-un. El proyectil “alcanzó precisamente un objetivo a 1000 km” en el mar, según informó la estatal Agencia Central de Noticias de Corea (KCNA, por sus siglas en inglés).

La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, condenó el martes el lanzamiento de prueba del misil norcoreano, pero aseguró que  no supuso una amenaza “inmediata” para Estados Unidos ni para sus aliados en la región.

Ante tal circunstancia, la Administración de Aviación Federal (FAA, por sus siglas en inglés) de EE.UU., dijo que “pausó temporalmente” el lunes por la noche las salidas de los vuelos desde algunos aeropuertos en la costa occidental del país como una medida de precaución, aunque las operaciones se reanudaron a los 15 minutos.

Sin referirse directamente al disparo del misil norcoreano, la autoridad de aviación estadounidense indicó que suelen adoptar medidas de precaución de forma habitual.

 

La vocera de la Casa Blanca instó a las autoridades norcoreanas a detener las pruebas de misiles, que según afirmó violan las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) y constituyen actos de provocación, y pidió a Pyongyang que “se implique en un diálogo posterior y sostenido”.

Por su parte, el líder norcoreano que no asistía a una prueba de misil desde marzo de 2020, instó el lunes a los científicos militares a “acelerar aún más los esfuerzos para desarrollar constantemente el músculo militar estratégico del país, tanto en calidad como en cantidad, y modernizar aún más el Ejército”.

Corea del Norte asegura que su arsenal nuclear y balístico no representa ninguna amenaza para otros países, solo apunta a “un enemigo: Washington”, por su hostilidad hacia Pyongyang y sus constantes maniobras militares en la península de Corea.

Los diálogos de desnuclearización se estancaron tras la cumbre del expresidente estadounidense Donald Trump y Kim en Vietnam en 2019, que terminó sin resultados. En la cita, Pyongyang solicitó el levantamiento de una parte de las sanciones a cambio del desmantelamiento de la planta nuclear de Yongbyon, sin embargo, Washington rechazó esta propuesta.

Kim ha rechazado hasta ahora las invitaciones de la Administración del actual mandatario estadounidense, Joe Biden, para tratar de reactivar estas negociaciones, ya que sostiene que Washington mantiene una política “hostil” hacia su país.

ftm/rba