• El presidente de EE.UU., Joe Biden, pronuncia un discurso en Wilmington, Delaware, 20 de agosto de 2020.
Publicada: martes, 1 de junio de 2021 15:15
Actualizada: martes, 1 de junio de 2021 18:22

El primer gran movimiento de la Administración Biden hacia Cuba muestra que el presidente estadounidense no quiere revertir las políticas de Trump hacia la isla.

La semana pasada, el Departamento estadounidense de Estado incluyó a Cuba en la lista de los países que no cooperan con los “esfuerzos antiterroristas de EE.UU.”. A este respecto, el secretario de dicha Cartera, Anthony Blinken, escribió en una breve nota, el 14 de mayo, dirigida a los miembros del Congreso, que otros países, como Irán, Corea del Norte, Venezuela y Siria, no están cooperando plenamente con Washington en la lucha contra el terrorismo.

Esta decisión se tomó bajo la Ley de Control de Exportación de Armas, que requiere que el Gobierno de EE.UU. presente un informe en mayo de cada año sobre la cooperación de diferentes naciones en la lucha contra el terrorismo.

Cabe indicar que la Administración del exmandatario Barack Obama eliminó a Cuba de la mencionada lista en 2015, pero su sucesor en el cargo, Donald Trump, la volvió a incluir en los últimos días de su presidencia.

En este sentido, Fulton Armstrong, profesor de la Universidad Americana y director de Asuntos Interamericanos en el Departamento estadounidense de Seguridad Nacional, consideró el lunes esta actitud una decisión política de la Administración del actual presidente con el objetivo de mantener las políticas de Trump.

 

En respuesta, el Gobierno cubano agregó el martes pasado que la Administración Biden continúa aplicando las políticas del anterior Ejecutivo hacia La Habana.

Las relaciones entre La Habana y Washington se enfriaron con el endurecimiento de las sanciones del Gobierno de Trump, después de que Obama proyectara un acercamiento.

Pese a que Biden prometió durante su campaña revertir las nuevas sanciones de Trump, hasta el momento, todo sigue igual.

Según las autoridades cubanas, entre abril de 2019 y marzo de 2020, la agresión estadounidense a la isla causó pérdidas en el orden de los 5570 millones de dólares, cifra récord para un año, y los daños acumulados en seis décadas ascienden a 144 413 millones de dólares.

mgh/anz/rba