• Partidarios de Trump chocan con la Policía y las fuerzas de seguridad cuando asaltan el Capitolio en Washington D.C., 6 de enero de 2021. (Foto: AFP)
Publicada: jueves, 7 de enero de 2021 9:45
Actualizada: jueves, 7 de enero de 2021 10:40

Exoficiales militares que sirvieron durante el mandato de Donald Trump acusan al magnate de fomentar el caos y asalto el Capitolio para usurpar el poder.

Washington D.C., la capital estadounidense, vivió el miércoles un escenario de caos y violencia después de que miles de partidarios del saliente presidente de EE.UU., Donald Trump, irrumpieran en el Capitolio e intentaran detener una sesión conjunta en la que los legisladores querían certificar la victoria del demócrata Joe Biden en las elecciones del pasado noviembre.

Según reportes oficiales, al menos cuatro personas perdieron la vida y otras 52 han sido detenidas como consecuencia de los disturbios.

James Mattis, primer secretario de Defensa de Trump (2017-2019), tachó el incidente de un ataque de la saliente Administración a la democracia. “El asalto violento del miércoles contra nuestro Capitolio, un esfuerzo por subyugar la democracia estadounidense mediante el gobierno de la mafia, fue fomentado por Trump”, denunció en declaraciones a la cadena local CNN.

 

Mattis siguió sus reproches contra el aún mandatario y lo acusó de usar la presidencia para “destruir la confianza” en las elecciones estadounidenses y “envenenar” el respeto por los conciudadanos.

Por su parte, el general Joseph Dunford, exjefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos (2015-2019), dijo a la cadena CNN que aquellos líderes que “han socavado una transición pacífica” del poder de acuerdo con la Constitución estadounidense son responsables de la violencia que vive actualmente el país.

“Este es un escandaloso asalto a nuestra democracia y un día triste para nuestra nación”, remarcó Dunford.

El mandatario saliente estadounidense, acusado de incitar a la violencia, llamó a anular el resultado de las elecciones en base a un supuesto “fraude generalizado” y pidió a sus partidarios que se concentrasen en Washington D.C. (capital estadounidense) el 6 de enero, alegando que ello constituía una oportunidad para que el Congreso revocase el resultado de los comicios.

A pesar de la presión para detener a los alborotadores, Trump parecía reacio a condenar la violencia del miércoles, pero, finalmente, lanzó un vídeo grabado, instando a sus partidarios a “irse a casa”, mientras seguía denunciando lo que llamó el robo de la elección.

En las imágenes, Trump elogió a la multitud que irrumpió en el Capitolio usando la fuerza, robó artículos de las salas y posó para fotografías en los espacios de las cámaras legislativas.

Muchos senadores y congresistas tanto demócratas, como republicanos, culparon al presidente del caos en el Capitolio e incluso los miembros del gabinete Trump debatieron la posibilidad de destituir al mandatario según la 25ª enmienda a la Constitución.

ftm/ncl/hnb