• El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo (entonces director de la CIA), habla en una cumbre de la FDD, 19 de octubre de 2017. (Foto: AP)
Publicada: jueves, 15 de octubre de 2020 16:48
Actualizada: jueves, 15 de octubre de 2020 19:28

Un informe revela la cooperación entre un importante lobby israelí con el Gobierno de EE.UU. para fomentar la propaganda y lograr un cambio del sistema en Irán.

La llamada Fundación para la Defensa de las Democracias (FDD), un grupo que exhorta a Washington a llevar a cabo un ataque a Irán y está financiado por uno de los megadonantes de la campaña electoral del actual presidente estadounidense, Donald Trump, fungió un papel clave en impulsar el controvertido ‘Proyecto de Desinformación de Irán’, según recogió el miércoles el portal Responsible Statecraft.

El Proyecto de Desinformación de Irán, financiado por el Departamento de Estado estadounidense, tiene como objetivo alcanzar un cambio del sistema en la República Islámica y está comprometido con acosar a los críticos estadounidenses de la política exterior de la Administración de Trump en Asia Occidental.

La controvertida iniciativa había recibido previamente una subvención de 1,5 millones de dólares a través del Departamento de Defensa al Centro de Participación Global (GEC, por sus siglas en inglés) del Departamento de Estado para supuestamente sacar “a la luz la desinformación que emana de la República Islámica de Irán”.

Sin embargo, el mencionado proyecto ha estado implicado, desde su formación, en fomentar la propaganda contra el país persa, incitar a una intervención militar estadounidense en Irán y atacar a cualquier crítico de la política de la Administración de Trump con respecto a Teherán.

 

En un caso, la cuenta de Twitter del proyecto atacó a un analista de Human Rights Watch (HRW) que había advertido sobre el impacto de las sanciones estadounidenses sobre el pueblo iraní.

Según revela el informe, Said Qasemineyad, el asesor principal y economista financiero de la FDD, era un contratista en el Proyecto de Desinformación de Irán.

Aunque la Administración de Trump anunció el fin del proyecto antiraní en mayo de 2019, el informe revela que el Departamento de Estado sigue colaborando con la FDD para impulsar la iniciativa y fomentar la propaganda contra el país persa.

La Administración de Trump ha impulsado una campaña de “máxima presión” contra Irán desde que sacó en mayo de 2018 a EE.UU. del acuerdo multilateral sobre el programa de energía nuclear iraní y restableció todas las sanciones que se habían levantado en virtud del pacto contra Teherán.

Aunque el propio mandatario estadounidense afirma que no busca un cambio del sistema en Irán, sus entornos como su exasesor de Seguridad Nacional, John Bolton, han pedido explícitamente en varias ocasiones un cambio político en el país persa.

Las autoridades iraníes consideran “terrorismo económico” los embargos estadounidenses contra el país, en medio de la pandemia del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19, pero aseguran que nunca podrán doblegar a la nación iraní, ni cambiar el sistema político del país.

ftm/ktg/nkh/rba