• Se expanden las marchas contra la violencia policial en EEUU
Publicada: sábado, 26 de septiembre de 2020 6:36
Actualizada: sábado, 26 de septiembre de 2020 9:27

El sistema de justicia del país, se encuentra bajo duras críticas después de no imputar a policías blancos responsables de la muerte de la afroamericana, Breonna Taylor.

Mientras las protestas contra la violencia racial se multiplican a lo largo de EE.UU., aumentan los esfuerzos para hacer que los responsables de la muerte de Breonna Taylor, rindan cuentas. Este viernes, la familia de la mujer afroamericana, que murió a manos de policías y tuvo que ver cómo esos agentes no eran imputados, reclamó justicia. Acusó al Fiscal General de Kentucky de ocultar la verdad.

Ben Crump, el abogado de la familia Taylor, acompañado de la madre de Breonna, dijo que la familia está destrozada y devastada por la decisión del fiscal. Y exigió la publicación de todas las deliberaciones que llevaron a no imputar por asesinato a ninguno de los agentes.

Taylor, murió tras recibir seis impactos de bala el pasado marzo en un registro policial sin anunciar, por parte de tres agentes que dispararon indiscriminadamente, después de que el novio de la mujer, los confundiera con asaltantes y disparara contra los policías. El fiscal, anunció la decisión del jurado de acusar por imprudencia temeraria en primer grado a uno de los agentes.

La sentencia ha avivado las protestas y disturbios en los últimos días en Louisville y otras ciudades que llevan meses marchando contra el racismo y la brutalidad policial, tras las muertes de otros afroamericanos como George Floyd.

La policía detuvo a unos 250 manifestantes, entre ellos, la única política de color del estado de Kentucky e impulsora de la Ley Breonna, que busca impedir los registros por sorpresa en viviendas como el que acabó con la vida de Taylor.

El país, de nuevo entra en un estado de emergencia. Al menos eso, ya ha pasado en Louisville, donde se desplegaron fuerzas de la Guardia Nacional y de la Policía Estatal.

mag/mjs