• Militares estadounidenses desplegados para impedir disturbios en Mineápolis, 29 de mayo de 2020.
Publicada: sábado, 30 de mayo de 2020 16:52

El Departamento de Defensa de EE.UU. ordenó al Ejército que alistara varias unidades de la policía militar en servicio activo para desplegarse en Mineápolis.

En vista de que las protestas por el brutal asesinato del afroamericano George Floyd a manos de un agente policial de la ciudad Mineápolis se extendieron el viernes por decenas de ciudades estadounidenses, el Departamento de Defensa de EE.UU. (el Pentágono) ordenó la misma jornada al Ejército que preparara unidades de la policía militar en servicio activo para su despliegue en esa ciudad.

A los soldados de Fort Bragg, en Carolina del Norte, y de Fort Drum, en Nueva York, se les ordenó estar listos para desplegar en cuatro horas de ser necesario, reseña la agencia estadounidense de noticias Associated Press (AP), citando a tres fuentes anónimas con conocimiento directo de las órdenes. También pusieron en alerta a los soldados en Fort Carson, en Colorado, y de Fort Riley, en Kansas.

 

Las órdenes de preparación se enviaron verbalmente, después de que el presidente Donald Trump solicitara al secretario de Defensa, Mark Esper, opciones militares para ayudar a calmar las manifestaciones de la ciudad de Mineápolis, inmersa en disturbios, ya que las protestas desembocaron en saqueos e incendios en algunas partes de la ciudad.

Minéapolis vive la cuarta jornada de enfrentamientos entre los manifestantes y las fuerzas de seguridad. Después de tres noches seguidas de fuertes protestas, el alcalde de la urbe, Jacob Frey, debido a los daños causados por los actos de vandalismo, decretó el viernes un toque de queda nocturno obligatorio de dos noches (a partir de las 8 de la noche del viernes y sábado). Se levantará cada mañana a partir de las 6.

Sin embargo, pese a que las movilizaciones han sido reprimidas brutalmente por la Policía, que atacó con gases lacrimógenos a los manifestantes y arrestó a cientos de ellos en varias ciudades del país, las protestas en esta última ciudad continúan, incluso con el toque de queda decretado por el gobernador de Minesota.

La brutalidad de la Policía de EE.UU. ha suscitado críticas de diversas organizaciones de derechos civiles que denuncian que la comunidad afroamericana es blanco de una grave e incesante ola de abusos en la que están involucrados agentes del Gobierno estadounidense.

Diferentes expertos en asuntos internacionales, incluido Carlos Naranjo, aseguran que el aumento de la violencia racial en Estados Unidos en los últimos años tiene raíz en las políticas racistas de Trump.

mrp/mjs/nii/