• Activistas se manifiestan en el aeropuerto Logan, Massachusetts, EE.UU., contra la detención de un estudiante iraní, 20 de enero de 2020.
Publicada: sábado, 22 de febrero de 2020 1:09

Tres iraníes denuncian el maltrato que sufrieron por funcionarios de EE.UU. y cómo se les impidió ingresar en el país aun con visas para estudios académicos.

Tras muchos casos de comportamiento inapropiado y el enfoque antiraní del Gobierno de EE.UU., tres estudiantes persas, que asisten a universidades de Nueva Inglaterra, se han querellado con el Departamento de Seguridad Nacional por el maltrato que sufrieron a inicios de febrero a manos de funcionarios de aduanas y fronteras cuando viajaron a Estados Unidos para continuar sus estudios y por la prohibición de su ingreso al país norteamericano, pese a contar con visados en regla.

La iraní, identificada como Pegah Karimi, dijo en su querella que se le había negado la entrada en el Aeropuerto Internacional Logan de Boston en agosto, a pesar de tener una visa estudiantil para completar un posgrado en la Universidad del Sur de New Hampshire en Mánchester.

Por su parte, Mohamad Moradi aseguró que tenía una visa estudiantil para continuar un doctorado en la Universidad del Nordeste en Boston, pero se le denegó el reingreso en Estados Unidos en octubre al volver de una conferencia en París, donde presentó un documento académico.

A su vez, Behzad Rezaei precisó que contaba con una visa estudiantil para un doctorado en el Instituto Politécnico de Worcester, pero tampoco le dejaron entrar al país.

 

Según las declaraciones de estos tres estudiantes, se sabe que todos ellos tienen una visa académica válida para poder viajar a Estados Unidos y que el hecho de los funcionarios de aduanas y fronteras les impidieran ingresar constituye un acto ilegal. Tal y como ha informado la agencia de Noticias Associated Press (AP), el portavoz del Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU. aún no ha respondido a las quejas de estos estudiantes.

En enero pasado, un estudiante iraní, llamado Mohamad Dehqani Hoseini fue detenido sin cargos por agentes en el estado de Massachusetts y posteriormente se le deportó.

En los últimos meses, ha habido numerosos informes de arrestos y deportaciones de estudiantes iraníes a su arribo al territorio estadounidense y, hasta ahora, cinco han presentado quejas ante el Departamento de Seguridad Nacional.

La Administración estadounidense, presidida por Donald Trump, ha aplicado una política de máxima presión contra Irán, que incluye la imposición de varias rondas de sanciones contra la población iraní.

No obstante, tanto las autoridades persas como destacados diarios estadounidenses, entre ellos The New York Times, han dado como fracasada la política de máxima presión de la Casa Blanca contra Teherán, que no ha logrado ni uno solo de sus objetivos, pues la República Islámica sigue con gran denuedo su camino de independencia, desarrollo y autosuficiencia.

mrp/ctl/mkh

Comentarios