• El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, hace el gesto de victoria desde una furgoneta policial en Londres, 1 de mayo de 2019.
Publicada: martes, 11 de junio de 2019 6:20
Actualizada: martes, 11 de junio de 2019 6:41

El Departamento de Justicia de EE.UU. peticiona al Reino Unido la extradición de Julian Assange valiéndose de un tratado bilateral sobre entregas de ese tipo.

Según informó el lunes el rotativo estadounidense The Washington Post, un funcionario anónimo reveló que la solicitud había sido presentada 60 días después del arresto del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, y en el documento se apuntaba a un tratado suscrito entre Estados Unidos y el Reino Unido como fundamento para encausarlo.

No obstante, el medio puso de relieve que las autoridades estadounidenses no podrían presentar más cargos en contra del periodista australiano de los ya determinados en la solicitud.

“La situación hace imposible que se realicen más cargos en Estados Unidos contra el fundador de WikiLeaks”, indicó el informe sin dejar de mencionar que el tratado bilateral prohíbe a las autoridades norteamericanas “procesar a Assange por supuestos delitos más allá de los expuestos en la solicitud de extradición, a menos que esos actos ocurran después de su extradición”.

The Washington Post indicó también que “en una causa compuesta por 18 cargos y presentada el mes pasado, los fiscales acusaron a Assange de violar la ley de espionaje y de conspirar para piratear un ordenador del Gobierno”.

La situación hace imposible que se realicen más cargos en Estados Unidos (de los ya determinados en la solicitud) contra el fundador de WikiLeaks (Julian Assange)”, indica el informe del rotativo estadounidense The Washington Post.

 

La Policía británica arrestó a Assange el 11 de abril, justo cuando el Gobierno de Ecuador le retiró el asilo diplomático y lo expulsó de su embajada en Londres (la capital del Reino Unido), donde residía desde junio de 2012, tras masivas filtraciones de información clasificada.

Leer más: Trasladan al fundador de Wikileaks a ‘la Guantánamo británica’

WikiLeaks no guarda silencio y acusa a las autoridades estadounidenses de atentar contra la libertad de expresión mientras la Organización de las Naciones Unidas (ONU) pide al Reino Unido la liberación de Assange.

El Departamento de Justicia estadounidense no persiguió a Assange por la filtración en 2017 de miles de documentos, bajo la denominación Vault 7 (Bóveda 7), que puso al descubierto el arsenal de hackeo de la Agencia Central de Inteligencia de EE.UU. (CIA, por sus siglas en inglés), ante la preocupación de que ello causaría más daño a la seguridad nacional, concluyó The Washington Post.

nlr/ctl/msm/msf

Comentarios