• Iñaki Gil: EEUU y China avanzan hacia una ‘guerra económica sorda’
Publicada: lunes, 13 de mayo de 2019 17:41
Actualizada: martes, 14 de mayo de 2019 9:36

Estados Unidos y China se están encaminando hacia una ‘guerra económica sorda’ tras la escalada en la guerra comercial, opina un analista.

Este lunes, China ha respondido al presidente de EE.UU., Donald Trump, en la guerra comercial, informando de que aumentará sus aranceles aduaneros a las importaciones valoradas en 60 000 millones de dólares, en represalia a las medidas adoptadas por Washington.

En una conversación concedida este lunes a HispanTV, el analista de política internacional Iñaki Gil de San Vicente ha comentado que la tensión “va a ir en aumento” entre las dos economías más grandes del mundo.

“Puede derivar probablemente hacia una guerra económica sorda”, indicó Iñaki Gil, al  tiempo que se refiere a los impactos de la guerra comercial Pekín-Washington, cuyo resultado “sería tremendo para la economía mundial”.

 Puede derivar probablemente hacia una guerra económica sorda”, dijo el analista internacional Iñaki Gil de San Vicente en alusión a la guerra comercial entre EE.UU. y China.

 

“Hay más problemas al fondo, es la relación interna que tienen ambas economías. La propia situación económica de EE.UU. tiene un déficit tremendo a nivel mundial mucho más alto que lo que ha tenido con anterioridad. Tener en cuenta el nivel de deuda mundial que es un poco más del doble del PIB mundial, El déficit norteamericano es extremadamente inquietante”, ha subrayado.

Por su parte, agrega Gil, China está afrontando problemas suyos, como “la deuda oculta que es muy alta”. Esta deuda consiste en que “China para sacar adelante la Ruta de la Seda y otras cuestiones tiene contraídos grandes negocios y grandes convenios internacionales fijados a que haya una entrada económica de divisas por la producción china, y no es así”, ha estimado.

La semana pasada, las negociaciones entre EE.UU. y China con miras a finalizar la guerra comercial terminaron sin ningún tipo de acuerdos entre ambas partes.

El mandatario norteamericano aprobó el viernes, en tanto medida punitiva, una subida del 10 % al 25 % de los aranceles a la importación de productos chinos que representan un monto de 200 000 millones de dólares anuales.

El magnate neoyorquino además instó a China a no tomar represalias. “¡China no debería responder, esto sólo empeorará (la situación)!”. Sin embargo, Pekín hizo caso omiso a las amenazas de Trump, asegurando que “China nunca cederá a ninguna presión exterior”.

Fuente: HispanTV Noticias

mjs/sjy/ftn/rba