• Una sesión plenaria del Senado estadounidense.
Publicada: jueves, 14 de febrero de 2019 11:39

Senadores de Estados Unidos presentaron una moción que propone amplias sanciones a los sectores bancario y energético de Rusia.

“La legislación busca aumentar la presión económica, política y diplomática sobre la Federación Rusa en respuesta a la interferencia de ese país en los procesos democráticos en el extranjero, la influencia mal intencionada en Siria y la agresión contra Ucrania, incluso en el estrecho de Kerch”, recoge un comunicado de la Cámara Alta estadounidense.

El proyecto de ley, de ser aprobado primero por el Senado y después por el Congreso, pediría a la Administración del presidente Donald Trump que impusiera dos conjuntos de sanciones, una en respuesta a los supuestos esfuerzos de Moscú por socavar la democracia en el extranjero y la otra por las actividades de Rusia en Ucrania.

La nota explica que el primer grupo de sanciones se centraría en los bancos rusos, los proyectos del gas natural licuado fuera del país euroasiático, el sector informático, la deuda soberana, las figuras políticas y los empresarios que acompañan al presidente ruso, Vladimir Putin, junto con sus familiares.

La legislación (proyecto de ley propuesta por el Senado de EE.UU.) busca aumentar la presión económica, política y diplomática sobre la Federación Rusa en respuesta a la interferencia de ese país en los procesos democráticos en el extranjero, la influencia mal intencionada en Siria y la agresión contra Ucrania, incluso en el Estrecho de Kerch”, así recoge un comunicado del Senado estadounidense.

 

El segundo conjunto de medidas restrictivas estaría dirigido a los 24 agentes del Servicio Federal de Seguridad (FSB, por sus siglas en ruso) que, según EE.UU., estuvieron involucrados en el incidente del estrecho de Kerch; además del sector de construcción naval de Rusia, el desarrollo de fuentes de petróleo y proyectos de energía fuera de ese país, añade el texto.

Por otro lado, si la legislación es aprobada, requeriría que el secretario de Estado de EE.UU. Mike Pompeo, informara al Congreso norteamericano, si Rusia cumple con los criterios para ser designado como patrocinador estatal del terrorismo. Además, el Departamento de Estado debería presentar un informe que detalle el patrimonio neto y los activos de Putin.

La ley, asimismo, contempla la creación de un Centro Nacional de Fusión para responder a las amenazas híbridas que tiene como objetivo contrarrestar la supuesta desinformación de Rusia.

Como parte de la injerencia de Washington en los asuntos internos de Venezuela, los senadores norteamericanos tratan de impedir las crecientes relaciones Moscú-Caracas y han impuesto sanciones a empresas rusas encargadas de construir plantas de gas comprimido en el país suramericano. 

El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, ha denunciado en varias ocasiones que Washington usa la política de sanciones para obtener ventajas económicas en el mercado mundial, como en las industrias de hidrocarburos y militar.

krd/ncl/fmd/hnb

Comentarios