• Marines estadounidenses a bordo de un destructor de misiles USS Benfold en la base naval de Yokosuka, Japón.
Publicada: domingo, 11 de febrero de 2018 2:32
Actualizada: domingo, 11 de febrero de 2018 3:35

La Marina de Estados Unidos anunció que investiga a marines estadounidenses que se encuentran en la base naval de Yokosuka, en el centro de la costa oriental de Japón, por supuesto consumo y distribución de drogas, anunció el sábado la Séptima Flota en un comunicado.

“El Servicio Naval de Investigación Criminal (NCIS, por sus siglas en inglés) está investigando a marines de la base de Yokosuka por su presunta (implicación en) el uso y distribución de drogas”, reza el texto sin proporcionar detalles sobre las acusaciones o los hechos que resultaron a la investigación.

En este contexto, añade que “la Marina de EE. UU tiene tolerancia cero sobre el uso de drogas”, por lo que toma en serio “todas las acusaciones de mala conducta” de sus fuerzas y de los “civiles de la Marina y sus familias”.

El comunicado fue divulgado después de que el diario local The Wall Street Journal informara el viernes que al menos 12 marines están sujetos a investigación por sospecha de compra, venta y consumo de LSD, éxtasis y otras drogas.

Según el informe, algunos de los sospechosos prestan servicio a bordo del portaaviones Ronald Reagan en el puerto de Yokosuka, localizado en la prefectura de Kanagawa.

El Servicio Naval de Investigación Criminal (NCIS, por sus siglas en inglés) está investigando los marines de la base de Yokosuka por su presunta (implicación en) el uso y distribución de drogas”, reza el comunicado de la Séptima Flota de la Marina de EE.UU.

 

El periódico agregó que la Marina intenta confirmar si los involucrados usan el Internet para vender, comprar drogas o distribuirlas a los residentes japoneses.

El pasado diciembre, un tribunal japonés condenó a cadena perpetua a un exmilitar estadounidense, identificado como Kenneth Franklin Shinzato, por violar y asesinar a una joven en Okinawa (suroeste de Japón).

Este caso ha indignado a la población okinawense, que ha protestado en numerosas ocasiones por la presencia de tropas estadounidenses en su isla. Conforme a esta comunidad, las fuerzas foráneas provocan inseguridad, tanto por los numerosos delitos que comete el personal militar como por los accidentes que sufren sus aviones en las proximidades de sus bases.

El último de estos hechos sucedió el pasado noviembre, cuando un marine que conducía ebrio mató a un lugareño en un accidente de tráfico.

fdd/ncl/bhr/mkh

Commentarios