• Vehículo de un anciano japonés después de un accidente con un camión militar estadounidense conducido por un militar ebrio, 19 de noviembre de 2017.
Publicada: domingo, 19 de noviembre de 2017 14:10
Actualizada: domingo, 19 de noviembre de 2017 15:45

Un soldado estadounidense estacionado en la base de Okinawa (Japón) mata a un local en un accidente de tráfico por conducir ebrio.

Un camión militar estadounidense colisionó con un vehículo civil en Okinawa –una isla del sur de Japón en la que EE.UU. mantiene una base a pesar del descontento de la gente local– matando a un anciano, según han informado este domingo medios locales.

El conductor, presuntamente miembro de la Infantería de Marina de los EE.UU., estaba ebrio en el momento del choque y está siendo interrogado sobre este caso, que podría generar más oposición a la presencia militar de EE.UU. en Okinawa.

Esta misma mañana, el soldado conducía un camión militar estadounidense cuando violó las normas de tráfico al pasarse un semáforo en rojo y estrellarse contra un vehículo ligero en una intersección en Naha, la capital de la prefectura de Okinawa, conforme reporta el diario nipón The Japan Times.

 

El anciano japonés de 61 años que conducía el camión civil fue llevado inconsciente a un hospital local, donde murió una hora y media más tarde.

La policía de Okinawa ha confirmado los informes iniciales de los medios locales y ha asegurado que el hombre que causó el accidente era miembro del Cuerpo de Marines de EE.UU.

El test de alcoholemia realizado al conductor del camión militar, que no sufrió lesiones graves, mostró un nivel de alcohol tres veces superior al límite legal.

El año pasado, a miles de soldados estadounidenses estacionados en la isla se les prohibió tomar alcohol después de que un infante de la Marina provocara un accidente por conducir ebrio, además de otros dos escándalos relacionados con el asesinato y la violación de dos jóvenes japonesas por militares estadounidenses en Okinawa.

La controvertida presencia militar de EE.UU. en la isla a menudo se enfrenta a la dura oposición de la población y desencadena protestas a gran escala. El gobernador de Okinawa, Takeshi Onaga, también se ha opuesto a la presencia militar de los EE.UU. en este territorio.

En Japón hay unos 54.000 militares estadounidenses, 42.000 dependientes y 8000 empleados civiles del Departamento de Defensa. Okinawa alberga a la mitad del personal militar del país norteamericano estacionado en Japón, de acuerdo con la propia página de las Fuerzas de EE.UU. en Japón.

snr/anz/fdd/rba

Commentarios