• El secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson (izda.), y el canciller chino, Wang Yi, en Pekín, 18 de marzo de 2017.
Publicada: viernes, 9 de febrero de 2018 23:27

Durante una gira realizada a varios países de Latinoamérica, el secretario de EE.UU., Unidos, Rex Tillerson, acusó a Pekín de haber contribuido directamente en el colapso económico de Venezuela, acusaciones que fueron calificadas de irresponsables por el Ministerio de Exteriores de China.

Para refutar estas acusaciones, el director del Instituto de América Latina de la Universidad Anhui en China, Fan Heshen, propuso el viernes mirar con detenimiento la actual situación económica de Venezuela.

La ayuda de China, según el analista, desempeña un papel clave en la recuperación y la reestructuración de la economía del país suramericano, sumergido en una crisis.

“Es evidente que los problemas han surgido a causa de la extrema dependencia al petróleo, dado que el comercio con este hidrocarburo constituye el 90 % de la economía venezolana”, señaló el especialista a Sputnik.

En realidad, China se atiene al principio “nunca olvides a tus viejos amigos”. Pekín ayudó mucho a Caracas, “aquí se incluyen los créditos que le concedió para el desarrollo de su negocio petrolero”, señala Heshen.

Después de décadas de minimizar el tema, Estados Unidos ha decidido enfrentar públicamente a China por su creciente influencia en América Latina. El problema es que le va a ser muy difícil al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ganar amigos en los países latinoamericanos, si constantemente los insulta.

En un discurso sobre asuntos latinoamericanos celebrado el 1 de febrero, el secretario de Estado de los Estados Unidos, Rex Tillerson, acusó a China de estar tratando de “llevar a la región a su órbita”, y dijo que “América Latina no necesita nuevos poderes imperiales”.

EE.UU. realmente quiere que se derrumbe el Gobierno actual de Venezuela, es completamente evidente. Ellos están tratando de conseguir que llegue al poder un régimen dispuesto a cooperar con Washington. Lo necesita para que pueda volver a Venezuela la Exxon Mobil y la Conoco Phillips. China es un obstáculo para los planes estadounidenses (…)”, declara a Sputnik el especialista del Instituto de países de Latinoamérica de Rusia, Víktor Seménov.

 

Esta afirmación fue calificada por Pekín como una falta de respeto para América Latina. El Ministerio de Asuntos Exteriores del país asiático comunicó que las inversiones de China observan todas las reglas del comercio internacional, así como las leyes nacionales. Mientras que las acciones de EE.UU. en la latinoamericana se traducen en un juego de suma cero. 

De otro lado, el especialista del Instituto de países de Latinoamérica de Rusia, Víktor Seménov, considera que la rivalidad entre Washington y Pekín está detrás de estos ataques de EE.UU. contra China.

Según explicó, “EE.UU. realmente quiere que se derrumbe el Gobierno actual de Venezuela, es completamente evidente. Ellos están tratando de conseguir que llegue al poder un régimen dispuesto a cooperar con Washington. Lo necesita para que pueda volver a Venezuela la Exxon Mobil y la Conoco Phillips. China es un obstáculo para los planes estadounidenses (…)”.

Aunque, EE.UU. sigue siendo el principal socio comercial de América Latina y los Estados del Caribe, en 2017, su comercio se redujo en un 4 %, sin embargo, sigue estando por encima de los 763.000 millones de dólares.

lvs/ctl/fdd/mkh

Comentarios