• El presidente de EEUU, Donald Trump, visita a los militares a bordo de un portaaviones.
Publicada: sábado, 3 de febrero de 2018 15:08
Actualizada: sábado, 3 de febrero de 2018 17:05

En ‎2017, el Ejército de Estados Unidos, después de que Donald Trump tomara el ‎relevo y diera un giro político, intensificó drásticamente su campaña militar en Yemen, ‎multiplicando por seis los ataques aéreos que perpetró en 2016 y desplegando más ‎unidades militar en el país árabe.‎

La cadena de televisión estadounidense NBC News, citando un reporte del Comando Central de EE.UU. (Centcom, por sus siglas en inglés), precisó el viernes que los ataques aéreos, llevados a cabo por aviones teledirigidos (dron) AC-13 y cazabombarderos, se sextuplicaron el año pasado.

En concreto, el Ejército norteamericano, durante el año 2017, efectuó 131 bombardeos contra supuestos blancos de Al-Qaeda en la Península Arábiga (AQPA), frente a los 21 ataques realizados en 2016 durante la Administración de Barack Obama.

Además de las incursiones aéreas, agregó el informe, el Departamento de Defensa de EE.UU. (Pentágono) también ha reconocido que ha desplegado en Yemen un “pequeño” contingente militar.

“El aumento (de los ataques) es consecuencia del giro político del presidente Donald Trump al poco de asumir el cargo en enero de 2017”, explica el medio.

Tras tomar las riendas del país norteamericano, la Administración de Trump declaró partes de Yemen y Somalia como “áreas de hostilidades activas”, con lo que otorgó al Ejército estadounidense la autorización de lanzar ofensivas y ataques aéreos sin la autorización previa de la Casa Blanca.

En diciembre, el Centcom reconoció que el Ejército norteamericano había realizado “múltiples operaciones terrestres” en Yemen en 2017, aunque se negó a aportar detalles sobre el número de sus fuerzas desplegadas en el país más pobre del mundo árabe.

A finales de enero de 2017, las fuerzas estadounidenses lanzaron una operación contra Al-Qaeda en la aldea de Yakla, en la provincia de Al-Baida (centro de Yemen), y acabaron con la vida de 25 civiles, entre ellos, seis mujeres y seis niños.

El aumento (de los ataques) es consecuencia del giro político del presidente Donald Trump al poco de asumir el cargo en enero de 2017”, informa la cadena de televisión estadounidense NBC News.

 

La ofensiva fue ampliamente criticada por el pueblo yemení, pero incluso el padre de William “Ryan” Owens, un soldado estadounidense caído en ese ataque, pidió investigar la “estúpida misión” ordenada por Trump.

Desde que Arabia Saudí y sus aliados, en septiembre de 2015, iniciaron una ilegal campaña de ataques aéreos contra Yemen con el fin de restaurar en el poder al expresidente fugitivo yemení, Abdu Rabu Mansur Hadi, los grupos terroristas Al-Qaeda y el EIIL (Daesh, en árabe) aprovechan el vacío del poder para expandir su influencia y sus ataques en dicho país.

mjs/mkh/nii/

Comentarios