• Protestan contra los insultos del presidente de EE.UU., Donald Trump, en Miami, Florida, 12 de enero de 2018.
Publicada: sábado, 13 de enero de 2018 16:43
Actualizada: domingo, 14 de enero de 2018 3:58

En medio de un aluvión de críticas y rechazos mundiales contra el presidente ‎estadounidense, Donald Trump, por sus insultos a los inmigrantes de El Salvador y ‎Haití, el magnate, lejos de suavizar las tensiones, acusa a los demócratas de acabar ‎con un posible acuerdo migratorio.‎

“Los demócratas son todo palabras y nada de acción. No están haciendo nada para arreglar DACA (siglas en inglés del plan Acción Diferida para los Llegados en la Infancia). Una gran oportunidad perdida. ¡Muy mal!”, critica Trump.

En un mensaje difundido este sábado en su cuenta de Twitter, el mandatario estadounidense ha amenazado de nuevo con acabar con dicho plan migratorio que evita temporalmente la deportación de cientos de jóvenes indocumentados llegados al país norteamericano cuando eran niños.

Esta vez el inquilino de la Casa Blanca ha acusado a los legisladores demócratas estadounidenses de boicotear un posible acuerdo migratorio debido a la filtración de los polémicos comentarios de Trump, en los que tachó a los inmigrantes salvadoreños y haitianos de “agujeros de mierda”.

Los demócratas son todo palabras y nada de acción. No están haciendo nada para arreglar DACA (Siglas en inglés del plan Acción Diferida para los Llegados en la Infancia). Una gran oportunidad perdida. ¡Muy mal!”, criticó el presidente estadounidense, Donald Trump.

Tanto durante su campaña electoral, como después de asumir el poder en enero de 2016, Trump ha adoptado una dura política antimigratoria, que se ha granjeado el repudio de la comunidad internacional y de las entidades pro derechos humanos, pues consideran que está próxima al “racismo”.

Mientras tanto, un informe elaborado recientemente por el centro New American Economy revela que los inmigrantes de los países latinoamericanos y africanos, a los que Trump tachó vulgarmente de “agujeros de mierda”, representan con su trabajo gran parte de los ingresos económicos de Estados Unidos.

En caso de que los inmigrantes dejen de beneficiarse del Estatus de Protección Temporal (TPS), EE.UU. perdería gran parte de su fuerza laboral y al menos 164 000 millones de dólares en Producto Interno Bruto (PIB) en los próximos diez años, alerta dicho informe.

fmk/rba/nii/

Commentarios