• El presidente estadounidense, Barack Obama, durante una conversación telefónica.
Publicada: jueves, 7 de enero de 2016 8:02
Actualizada: jueves, 7 de enero de 2016 8:26

El presidente de EE.UU., Barack Obama, aseguró el miércoles a los Gobiernos de Corea del Sur y Japón el apoyo de su país tras el ensayo termonuclear de Corea del Norte.

En una conversación telefónica con su homóloga surcoreana, Park Geun-hye, Obama reiteró el compromiso de EE.UU. con la seguridad del país asiático, según un comunicado de la Casa Blanca.

[Se debe dar] una respuesta internacional unida y firme ante el comportamiento desaprensivo por parte de Corea del Norte", es una parte de la conversación entre el presidente de EE.UU., Barack Obama y su homóloga surcoreana, Park Geun Hye, que acordaron trabajar juntos sobre este tema,

La nota indicó también que ambos mandatarios acordaron trabajar "en una respuesta internacional unida y firme ante el comportamiento desaprensivo por parte de Corea del Norte".

La presidenta surcoreana, Park Geun-hye.

 

Entre tanto, en una conversación vía telefónica entre el mandatario estadounidense y el primer ministro japonés, Shinzo Abe, las partes sostuvieron la necesidad de coordinar estrechamente las respuestas a la nueva prueba nuclear norcoreana realizada el miércoles como anunció Pyongyang.

Primer ministro japonés, Shinzo Abe.

 

Abe expresó a Obama que la comunidad internacional debe actuar decididamente y enviar un contundente mensaje a Pyongyang a fin de prevenir que siga con sus acciones provocativas.

En este sentido, el jefe de Estado norteamericano reprochó la prueba nuclear de Corea del Norte y la tachó de una amenaza para la región y la comunidad internacional.

Así mismo, recalcó que EE.UU. tomará medidas para garantizar la seguridad de Japón y de sus otros aliados.

Pyongyang afirmó el miércoles haber realizado con éxito un ensayo de bomba de hidrógeno como parte de sus medidas de autodefensa para proteger la independencia del país y la supervivencia del pueblo ante el acoso de las fuerzas hostiles, lideradas por EE.UU.

Tras este anuncio, el Gobierno estadounidense se mostró escéptico sobre la veracidad de la prueba de Corea del Norte.

En la misma línea, el Ejército de Corea del Sur también tiene serias dudas de la realización de ese ensayo. Sus expertos militares consideran improbable que su vecino norteño haya sometido a prueba una bomba de hidrógeno plenamente desarrollada con una fuerza de explosión tan débil.

krd/ncl/hnb

Comentarios