Publicada: martes, 4 de abril de 2017 5:16
Actualizada: martes, 4 de abril de 2017 8:10

Un fallo ‘ilegal’ de un tribunal luxemburgués de congelar activos iraníes en ese país a petición de EE.UU., impulsó a Teherán a reducir aún más el papel de dólar.

La polémica decisión de la corte luxemburguesa de confiscar 1600 millones de dólares de fondos iraníes, responde a una solicitud de EE.UU., con la que busca compensar a las víctimas estadounidenses de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001, arguyendo que Teherán había ayudado a Al-Qaeda permitiendo a los miembros del grupo viajar a través de su territorio.

Irán rechazó la acusación y la consideró “ridícula y carente de sentido”. A su vez, el Banco Central de Irán (BCI), mediante un comunicado publicado el pasado 26 de marzo en su página Web condenó, en duros términos, el fallo del tribunal luxemburgués, y prometió recurrir a cualquier medio legal hasta restablecer los derechos de la nación.

En su nota, el BCI enfatizó que todavía estaba tratando de reducir el papel del dólar estadounidense en su canasta de divisas, una política que los funcionarios de Teherán habían dicho anteriormente que haría al país inmune a las presiones de Washington.

 

Esto, según el texto, era parte de un ambicioso plan que se había ideado después de la intensificación de las sanciones de EE.UU. contra la República Islámica. "Esta política se sigue llevando a cabo con el máximo cuidado", agrega la nota.

El CBI enfatizó además que la eliminación del dólar estadounidense tanto en las declaraciones oficiales como en la cesta de divisas “reduciría los riesgos de Irán a las sanciones, así como las restricciones internacionales relacionadas”.

La reducción del uso del dólar estadounidense, añadió el BCI, también daría lugar a “ganancias económicas y financieras significativas para la República Islámica”.

En el comunicado se lee que el fallo del tribunal luxemburgués había afectado los bonos en dólares que se habían comprado entre 1999 y 2007, pero que ya estaban prohibidos para Irán debido a las sanciones.

No obstante, hizo hincapié en que deberían haberse tomado las medidas necesarias para transferir esos activos a Irán antes de que se hubieran intensificado las sanciones.

El CBI añadió que las sanciones y las sentencias de los tribunales estadounidenses habían creado múltiples dificultades que habían resultado en la congelación de los activos de Irán en varios casos, incluido el caso del banco luxemburgués.

De todas formas, el BCI aseguró que apelaría la sentencia ante tribunales de instancias superiores, hasta que pueda revocarla.

ftm/rha/nal

Comentarios