• Representante permanente adjunta de Irán ante las Naciones Unidas, Zahra Ershadi, en una sesión del Consejo de Seguridad, 28 de julio de 2021.
Publicada: sábado, 7 de agosto de 2021 2:15

Irán exige al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU) el cese del aventurismo desenfrenado de Israel y rechaza alegatos en su contra sobre el Mercer Street.

El Consejo de Seguridad debe abstenerse de emprender el aventurismo desenfrenado de los israelíes en la región. El Consejo también debe demostrar que no caerá en la trampa del engaño y las noticias falsas (de los sionistas)”, recalcó la representante permanente adjunta de la República Islámica de Irán ante las Naciones Unidas, Zahra Ershadi, tras la reunión a puertas cerradas del CSNU sobre el reciente incidente del buque Mercer Street en las costas de Omán.

Conforme a Ershadi, Irán reitera su rechazo a las acusaciones infundadas del régimen israelí sobre el ataque al Mercer Street, que tuvo lugar el 30 de julio cerca de la isla omaní de Masirah, situada a 300 kilómetros de la capital de Omán, Mascate.

En este sentido, enfatizó que Israel “no puede encubrir” su comportamiento desestabilizador y sus políticas malvadas, mientras que sigue culpando y acusando a otras naciones. Para los sionistas, “no es la primera vez” que emiten tales declaraciones, “pese a ser el que acarrea violencia e inestabilidad”.

Según la diplomática iraní, el régimen de Tel Aviv ha sido una importante “fuente de amenaza, inestabilidad e inseguridad” en la región durante más de siete décadas. “Sus armas de destrucción masiva continúan plagando toda la región. Ese régimen es el único poseedor de armas nucleares en la región”, subrayó.

En este marco, Ershadi advirtió a Israel sobre las consecuencias de sus movimientos aventureros y cualquier tipo de error de cálculo.

¿Qué pasó con el Mercer Street?

Según fuentes familiarizadas con el asunto, bajo condición de anonimato y citadas por la cadena iraní de habla árabe Al-Alamel incidente sucedió en respuesta a un ataque con misiles del régimen de Tel Aviv al aeropuerto de Dabaa en la región de Al-Qusair, en la provincia siria de Homs (centro), que causó la muerte de dos fuerzas de la Resistencia.

El primer ministro israelí, Naftali Bennett, y altos diplomáticos de Estados Unidos y del Reino Unido no tardaron en acusar a Irán por perpetrar el ataque. Por el momento, ni Israel, ni nadie que insiste en culparle a Irán por la ofensiva, ha presentado pruebas o informes de inteligencia que respalden esas acusaciones.

Irán ha rechazado categóricamente cualquier implicación en dicho ataque o cualquier otro incidente cerca del estrecho de Ormuz, una importante ruta por donde cruza gran cantidad de los suministros mundiales de petróleo.

nsh/ctl/mrg