• La representante permanente adjunta de la República Islámica de Irán ante las Naciones Unidas, Zahra Ershadi.
Publicada: miércoles, 4 de agosto de 2021 23:11

Irán condena todo intento de querer involucrarle en una serie de “falsos positivos” marítimos cerca de sus costas y exige a la ONU que frene tales complots.

La representante permanente adjunta de la República Islámica de Irán ante las Naciones Unidas, Zahra Ershadi, en una carta enviada este miércoles a la presidencia del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU), ha exhortado a este organismo que ponga fin a este tipo de acciones irresponsables que ponen en peligro la seguridad y la estabilidad de la región del Golfo Pérsico y el mar de Omán.

En la misiva, la República Islámica ha rechazado categóricamente cualquier implicación en los tres ataques sufridos por buques de pabellón de Hong Kong, Panamá y Vietnam que se vieron implicados supuestamente en una serie de incidentes en las aguas del golfo de Omán, sur de Irán.

Además, refuta las alegaciones del Reino Unido, Rumania y Liberia, cuyos gobiernos han acusado sin prueba alguna, a Irán de estar implicado en un ataque a un buque cisterna, llamado Mercer Street y de propiedad israelí, ocurrido el pasado 29 de julio en el gofo de Omán, que causó dos víctimas mortales.

La nota, que hace alusión a otra carta enviada a fecha de 3 de agosto por las respectivas representantes de las tres naciones anteriormente mencionadas a la presidencia del CSNU, recoge que los autores de dicha carta, sin proporcionar ninguna prueba para sustentar sus alegaciones, recurrieron a algunos términos como “muy probable”, “evaluaciones iniciales” y “uno o más vehículos aéreos no tripulados” para referirse a los incidentes marítimos.

De acuerdo al texto, estos términos usados por los autores de la carta demuestran que sus alegatos carecen de todo fundamento y más cuando recurren a términos vagos como “socios internacionales” para acusar arbitrariamente a la República Islámica de Irán de atacar el petrolero Mercer Street.

“Estas alegaciones infundadas, que se airearon por primera vez desde el régimen israelí inmediatamente después del ataque y con motivos políticos obvios, es objetivamente incorrecta y políticamente irresponsables y, en consecuencia, son categóricamente rechazados por parte de Irán”, se recalca en el documento. 

 

La alta diplomática persa, en otra parte del escrito, ha subrayado en que Irán con su extensa línea costera y numerosas instalaciones portuarias en el Mar Caspio, el Golfo Pérsico y el Mar de Omán, así como su importante flota de transporte marítimo tiene un gran interés en preservar la seguridad y la libertad de navegación marítima.

En la carta, se anota que todas alegaciones similares que se han vertido, sin prueba alguna que las corrobore, contra Teherán han sido lanzadas por Israel, cuyo régimen es una fuente inagotable e importante de inestabilidad e inseguridad en la región de Asia Occidental desde hace más de siete décadas.

Es más, ha agregado que el régimen de Tel Aviv tiene un largo historial de ataques a la navegación mercante y buques civiles, incluido un brutal ataque en las aguas internacionales del Mediterráneo el 31 de mayo de 2010 contra seis buques civiles de la Flota de la Libertad de la Franja de Gaza que transportaban ayuda humanitaria para la población gazatí.

Al término de la carta, la representante iraní recuerda que la República Islámica reserva el derecho de tomar represalias ante cualquier provocación proveniente de enemigos que quieran poner en peligro la integridad territorial y la soberanía del país persa, en referencia a unas amenazas procedentes del régimen israelí de emprender acciones bélicas contra Irán por su presunta implicación en el ataque al petrolero israelí. 

“Advertimos sobre los intentos recientes de crear incidentes marítimos de falsos positivos en el Golfo Pérsico y más allá. Estas acciones irresponsables van en detrimento de la seguridad y la estabilidad de la región y deben ser detenidas de inmediato”, concluye la misiva iraní dirigida a la presidencia del Consejo de Seguridad.

krd/mkh