• Una imágen satelital muestra parte de la destrucción causada por ataque de Irán contra la base Ain Al-Asad, ocupada por las tropas norteamericanas desde 2003.
Publicada: viernes, 17 de enero de 2020 19:33

Irán tiene una variedad de opciones más sigilosas y más efectivas para hacer frente a EE.UU. si las hostilidades se intensifican, alerta un artículo.

Oficiales de inteligencia y del Ejército estadounidense se quedaron atónitos ante la precisión, magnitud y verdadera audacia del ataque iraní a la base estadounidense Ain Al-Asad en Irak, se dice en un artículo publicado el 8 de enero en el diario The New York Times (NYT) tras la represalia iraní a Washington por el asesinato de su alto comandante, el teniente general Qasem Soleimani en un ataque aéreo EE.UU. en Bagdad, capital iraquí.

El ataque iraní con misiles balísticos a bases militares estadounidenses en Irak en las primeras horas del 8 de enero es el único ataque directo a Estados Unidos o a sus aliados admitido por Irán desde la toma de la embajada estadounidense en 1979.

Sin embargo, Teherán posee una serie de armas más sigilosas en su arsenal que podrían plantear amenazas más severas si el conflicto sigue escalando.

El artículo considera que desde la victoria de la Revolución Islámica en 1979, Teherán ha pasado estas cuatro décadas cultivando sus habilidades que ahora se encuentran entre las más potentes en el mundo y que son ideales para librar una guerra asimétrica contra una superpotencia como Estados Unidos.

Irán tiene el arsenal más grande de misiles balísticos y de crucero de la zona, una red de grupos milicianos aliados por toda la región con alrededor de 250 000 combatientes y equipos de hackers informáticos, que funcionarios estadounidenses consideran son unos de los más potentes del mundo.

También ha desarrollado sofisticados drones armados y de vigilancia y tiene una flota de pequeñas lanchas rápidas y un arsenal de minas submarinas con el que incluso puede asfixiar el flujo del petróleo del Golfo Pérsico.

La capacidad ofensiva de Irán es drásticamente mayor que la capacidad defensiva dispuesta para contenerla”, dijo Jack Watling, analista del Royal United Services Institute, un centro de investigación sobre seguridad con sede en Londres, capital británica.

Watling ha advertido que la habilidad de los iraníes “para causar daño significativo hace que el costo de la guerra con Irán sea bastante alto”.

El ataque del 8 de enero demostró el alcance de los misiles balísticos de Irán que algunos viajaron más de 965 kilómetros.

 

Los misiles de crucero de más largo alcance de Irán pueden impactar a casi 2500 kilómetros de la frontera iraní, lo que abarca prácticamente cualquier lugar en el Golfo Pérsico. Mientras tanto, Irán ha producido drones a control remoto de su propia fabricación.

“Es capaz de causar efectos disruptivos localizados y temporales —como interrumpir las redes corporativas de una gran empresa durante días o semanas—similares a los de sus ataques de eliminación de datos contra docenas de redes gubernamentales saudíes y del sector privado”, dijo.

Un ataque iraní aparentemente menor ya ha buscado vengar a Soleimani. Los hackers iraníes tomaron posesión temporalmente del sitio web del Programa de la Biblioteca Federal de Depósitos del gobierno estadounidense y remplazaron su contenido con un panegírico dedicado al general.

“Hackeado por Iran Cyber Security Group Hackers”, rezaba el texto en el sitio web para luego agregar: “¡Esto es apenas una pequeña muestra de la habilidad informática de Irán!”.

Algunos analistas sugirieron que las autoridades iraníes podrían haber ordenado un ataque que no tenía como matar a personas para no provocar una guerra total con Washington. Sin embargo, advierten que la venganza de Teherán y sus aliados aún no se ha terminado y podrían aún estar planeando formas para vengar a EE.UU. por el asesinato del general iraní Qasem Soleimani.

tmv/lvs/rba

Comentarios