• Un vehículo blindado de EE.UU. durante una maniobra militar conjunta con el Ejército de Macedonia, 28 de julio de 2017.
Publicada: viernes, 15 de diciembre de 2017 18:50
Actualizada: viernes, 15 de diciembre de 2017 19:26

La península balcánica se ha convertido en un nuevo terreno del juego de poder que podría llevar a una confrontación entre potencias mundiales.

Así lo indica el laboratorio de ideas estadounidense Consejo de Relaciones Exteriores (CRE) en un informe recogido este viernes por la agencia rusa de noticias Sputnik, en el que enumera las que pueden ser en 2018 las principales amenazas a la seguridad de Estados Unidos.

El análisis ubica el “terrorismo internacional, la ciberseguridad, los conflictos de Siria y Afganistán (y) la escalada militar del mar de China Meridional” en la primera categoría de amenazas, las más probables y de efecto más profundo para el país norteamericano.

“Los programas nucleares y de misiles de Irán y  Corea del Norte, así como el deterioro de las relaciones entre Rusia y la OTAN (la Organización del Tratado del Atlántico Norte)”, están considerados asimismo parte de las amenazas más inminentes para EE.UU.

En la segunda categoría, el informe señala las amenazas menos probables y con un efecto posible mediano en EE.UU. Entre ellas destacan las situaciones de México, Venezuela, Pakistán, Yemen y Ucrania.

En los Balcanes, EE.UU. ha dejado tantos focos potencialmente inflamables que incluso un conflicto local podría expandirse rápidamente por toda la región. Washington volvería entonces a enviar a sus mediadores para eliminar el caos y, por supuesto, quedarse una vez más”, opina el investigador principal del Instituto de Estudios Políticos de Belgrado, Milomir Stepic.

 

También en esta categoría están las potenciales confrontaciones entre palestinos e israelíes, las de kurdos con Turquía o Irak, así como las que podrían darse entre La India y Pakistán.

Por último y en tercer lugar vienen las amenazas con efecto mínimo para Washington, todas ellas en el continente africano, menos una, la situación de los Balcanes, que por primera vez ha entrado en esta lista tradicional de “archienemigos clásicos”.

No se debe subestimar la importancia de los Balcanes, que han sido y seguirán siendo una región muy importante. Es el campo en el que se enfrentan los intereses de las principales potencias mundiales y, teniendo en cuenta que desde hace poco China se ha unido a ese grupo, el nudo se enreda aún más”, ha indicado a Sputnik el investigador principal del Instituto de Estudios Políticos de Belgrado, Milomir Stepic.

Según este analista, EE.UU. busca mantener su dominio en esa región. El Pentágono mantiene contingentes militares desde hace mucho tiempo en Kosovo, Albania, Bosnia y Macedonia, recuerda el analista, para luego matizar que la creciente presencia de Rusia en la península balcánica es vista por Washington como una amenaza a su dominio.

En los Balcanes, EE.UU. ha dejado tantos focos potencialmente inflamables que incluso un conflicto local podría expandirse rápidamente por toda la región. Washington volvería entonces a enviar a sus mediadores para eliminar el caos y, por supuesto, quedarse una vez más”, concluye Stepic.

mnz/mla/msm/hnb

Comentarios