• Sede de la Cancillería cubana en La Habana, la capital.
Publicada: martes, 6 de abril de 2021 6:08

Cuba convoca al máximo representante de EE.UU. en La Habana para reiterar su protesta al informe “engañoso” de Washington sobre los derechos humanos en la isla.

Mediante un comunicado emitido el lunes, la Cancillería de la mayor de las Antillas informó que su director para EE.UU., Carlos Fernández de Cossío, expresó al encargado de negocios del país norteamericano en La Habana (capital cubana), Timothy Zúñiga-Brown, el fuerte rechazo de Cuba al informe anual “engañoso y politizado” del Departamento de Estado estadounidense en su contra.

“Enfatizó que el citado informe es arbitrario y unilateral”, “se caracteriza por alegaciones e imputaciones que faltan a la verdad” y “repite calumnias que grupos políticos de Estados Unidos, con posiciones extremas contra Cuba, han formulado durante años como pretextos para la promoción de acciones hostiles y la imposición de medidas económicas coercitivas”, reza la nota.

El diplomático cubano denunció ejercicios injerencista de Washington y le urgió al Gobierno norteamericano que acabe con la campaña de descrédito contra Cuba en una situación que todo el mundo conoce las violaciones flagrantes y sistemáticas de los derechos humanos en EE.UU., entre ellos el racismo, la xenofobia, la brutalidad policial y la tortura a prisioneros.  

 

Además, Fernández de Cossío arremetió contra las autoridades estadounidenses por instrumentalizar un tema tan sensible para presionar a los países independientes que no se subordinan a las políticas arrogantes de la Casa Blanca.

La tensión en las relaciones entre EE.UU. y Cuba sigue escalando, sobre todo después de que el presidente estadounidense, Joe Biden, prorrogara en febrero la declaración de emergencia contra Cuba, impulsada en 1996, hasta 2022.

El Gobierno cubano denuncia constantemente el bloqueo económico, financiero y comercial de EE.UU. que no solo impide el total desarrollo de la isla, sino que, además, obstaculiza en este momento el acceso a los insumos médicos y equipos necesarios para combatir la pandemia del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19.

Los daños acumulados en seis décadas de férreas medidas estadounidenses contra la isla, ascienden a 144 413 millones de dólares, conforme a datos oficiales del Gobierno de Cuba.

msm/ftn/mkh